| 7/18/2008 12:00:00 AM

Petróleo sin tendencia. Rebota alrededor de los US$130 por barril.

LONDRES - Los precios del petróleo superaban los 130 dólares el barril el viernes, después de caer un 10 por ciento en los últimas tres sesiones de negociación, lo que atrajo a compradores.

El alivio de las tensiones entre Irán y Occidente y preocupaciones de que los altos precios y una economía estadounidense más débil disminuya la demanda han llevado a una baja de 15 dólares del crudo en sólo tres días, registrando su mayor caída semanal desde que el contrato empezó a negociarse en Nueva York en 1983.

El crudo ligero estadounidense subió 2,75 dólares, hasta 132,02 dólares el barril, y operaba a 131,08 dólares a las 1145 GMT, todavía lejos de su récord de 147,27 dólares el barril alcanzado a fines de la semana pasada.

Los precios del crudo Brent en Londres ganaban 1,81 dólares, a 132,88 dólares el barril.

El soporte limitado también provino de los productores de petróleo Brasil y Nigeria.

Trabajadores petroleros de Brasil dijeron que iban a expandir una huelga a toda su producción y a unidades de refinería en la compañía estatal Petrobras. Hasta ahora, la medida no afectó la producción.

Los sabotajes en las instalaciones petroleras de Nigeria siguen interrumpiendo casi la quinta parte de la producción del octavo exportador mundial de petróleo.

Sin embargo, los operadores mantenían su cautela porque los precios del petróleo pueden seguir bajando si siguen disminuyendo las tensiones alrededor del programa nuclear de Irán, antes de una reunión entre Teherán y las potencias mundiales este fin de semana.

Estados Unidos dijo esta semana que iba a enviar un representante a Ginebra para mantener conversaciones con Irán por primera vez, para subrayar a la república islámica y otros países que Washington quería resolver la disputa mediante la diplomacia.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?