| 12/10/2009 8:00:00 AM

Petróleo opera debajo de US$71 por dudas sobre demanda

El petróleo operaba debajo de los US$71 por barril el jueves, después de caer más de 2 por ciento en la sesión anterior por unos datos de inventarios del Gobierno estadounidense que subrayaron la débil situación de la demanda.

Londres  - El petróleo estadounidense para entrega en enero perdía US$0,7 a US$70,60 por barril a las 0953 GMT, después de derrumbarse casi US$2 en su sexto día seguido de caídas el miércoles, cuando bajó al mínimo desde inicios de octubre, a US$70,13.

El crudo Brent de Londres ganaba US$0,12 a US$72,51.

Los precios del crudo se desplomaron el miércoles cuando los datos de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos reflejaron un aumento de las existencias de productos refinados, aunque hubo una disminución inesperada en los inventarios de crudo.

"Hoy estamos viendo una pausa después de las fuertes pérdidas de los últimos días", dijo Carsten Fritsch, analista de petróleo de Commerzbank en Francfort.

"El nivel de US$70 se sostiene por ahora pero creo que en adelante hay más potencial a la baja", añadió.

Arabia Saudita reestableció en su totalidad las asignaciones de crudo a término al menos a dos compradores de Asia para enero y mantuvo los volúmenes contratados a otros seis, de acuerdo con fuentes del sector.

El diferencial entre el Brent para el próximo mes y el crudo referencial estadounidense creció a alrededor de US$2 el barril el jueves, por la acumulación de existencias en Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los futuros del petróleo de Estados Unidos.

"Pese a la caída de los inventarios generales de crudo, los inventarios en Cushing se acercan al récord histórico en febrero, ampliando el diferencial entre el Brent y el WTI (el crudo referencial estadounidense)", dijo Fritsch.


(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?