| 6/4/2008 12:00:00 AM

Peso colombiano cierra a un nuevo máximo desde junio de 1999

Bogotá.-  El peso colombiano cerró el miércoles a un nuevo máximo desde finales de junio de 1999, alentado por el ingreso de flujos para pago de impuestos, así como por ventas de dólares para minimizar pérdidas de portafolios adquiridos a mayor precio, dijeron agentes.

La moneda terminó a 1.724,5 por dólar, con avance de 0,27 por ciento (4,75 unidades) con respecto al cierre del martes, de 1.729,25.

Se trata del cierre más alto desde el 22 de junio de 1999.

"El mercado arrancó con expectativas de una corrección en la tendencia con los mercados globales un poco deteriorados, pero sigue entrando mucho flujo de 'off shore' y están terminando de entrar flujos de impuestos," dijo el tesorero de una correduría de bolsa.

Además, inversores sobrecomprados salieron a vender dólares tras alcanzar máximos niveles soportables de pérdidas, conocido como 'stop loss'.

Una mayor alza de la moneda fue contenida con la subasta de opciones "put" para el control de la volatilidad del peso que realizó el Banco Central por 180 millones de dólares, lo que se traduce en una demanda de moneda estadounidense por parte de la autoridad monetaria.

El peso abrió a 1.730 y fluctuó entre 1.723,75 y 1.733,5 unidades, promediando en 1.729,03, con negocios por un total de 1.102 millones de dólares.

En tanto, en el mercado secundario de deuda pública, los títulos TES se desvalorizaron aún impactados por el comportamiento de la inflación en mayo, que acentuó las expectativas de que el Banco Central tenga que adoptar medidas para contener el alza de los precios, como un incremento en las tasas de interés.

Los referenciados títulos con vencimiento en julio del 2020 terminaron a un rendimiento del 11,88 por ciento, desde el 11,689 por ciento en que cerraron el día anterior.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?