| 6/11/2008 12:00:00 AM

Peso colombiano cierra débil, siguiendo a mercados externos

Bogotá.- El peso colombiano cerró el miércoles con un retroceso de 0,39 por ciento, en línea con la tendencia de los mercados externos, al crecer la aversión al riesgo por los temores inflacionarios globales.

 

La moneda terminó a 1.701,20 por dólar, con pérdida de 6,7 unidades en comparación con el cierre del martes, de 1.694,5. Los mercados reaccionaron a la profundización de las expectativas inflacionarias a nivel global, lo que creó una aversión de los inversionistas sobre los activos riesgosos.

"El ascenso del día (del dólar) ha estado relacionado nuevamente con el desempeño de las monedas emergentes que mantienen las devaluaciones que mostraron ayer," dijo una nota del Banco de Bogotá. "Los temores de una mayor inflación aparecen al mismo tiempo en varias partes del mundo," explicó.

El peso abrió a 1.692 y fluctuó entre 1.690,1 y 1.706,85 unidades, promediando en 1.701,18, con negocios por un total de 1.173 millones de dólares.

El nerviosismo se trasladó también al mercado secundario de deuda pública, donde los referenciados títulos con vencimiento en julio del 2020 terminaron desvalorizados, con un rendimiento del 12,039 por ciento, comparado con el 11,869 por ciento de la sesión anterior.

El alza en las tasas de interés de los papeles también cubrió una subasta en el mercado primario, donde analistas atribuyeron el incremento de los tipos a la mayor prima que los inversores cobran al Gobierno por adquirir los títulos por las presiones inflacionarias.

"Básicamente es el tema de inflación, las expectativas están llevando a que la curva de rendimientos se empine, a eso se ve algo de nerviosismo y de aversión al riesgo afuera," dijo Edgar Jiménez, analista de la firma Stanford Bolsa y Banca.

 

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?