| 2/4/2010 12:25:00 PM

Peso chileno vuelve a derrumbarse, a mínimo en 15 semanas

En las primeras operaciones del jueves de derrumbó por una fortaleza global del dólar, una mayor aversión al riesgo y factores locales como un cambio en la normativa de cobertura de los poderosos fondos de pensiones.

Santiago.- A las 09.40 hora local (1240 GMT), el peso caía un 2,20 por ciento y anotaba valores de 550,10 unidades la compra y 550,60 unidades la venta, lo que se compara con los 538,00 y 538,50 pesos del cierre del miércoles.

Analistas dijeron que el desplome del peso, que comenzó la semana pasada, debería preocupar al autónomo Banco Central y algunos especialistas tampoco descartaron la posibilidad de que el Gobierno salga a vender dólares para cubrir el déficit fiscal.

"Estamos con el tipo de cambio en las inmediaciones del mayor valor que observaremos durante este año", dijo un informe de Bci Corredor de Bolsa.

En lo que va del 2010, el peso acumula una depreciación de un 7,8 por ciento.

"Partimos una mañana completamente pegados a lo que está pasando afuera junto a las bolsas de valores que se están derrumbando y a lo que habría que agregar la fortaleza del dólar ante las principales monedas mundiales, en especial frente al euro que está tocando un piso de siete meses", dijo un operador.

En el mercado se destacó también una acentuada compra de divisas por una incertidumbre ante una reforma al régimen de inversión de los fondos de pensiones.

"Estamos presenciando los efectos del cambio en la normativa de cobertura de las AFPs, con un impacto que supera las implicancias directas de dicha normativa", dijo Bci.

Analistas dijeron el miércoles que también estaría incidiendo la cercanía del fin de una facilidad que dispuso el Banco Central para ayudar a la liquidez del sistema financiero durante el peor momento de la crisis global.

 

Reuters

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?