| 5/10/2007 12:00:00 AM

Perú mira con cautela futuro minero

Perú es el segundo productor de cobre en Latinoamérica, detrás de Chile, y el primero de plata y oro de la región, según datos ofrecidos a la AP por el gremio.

Lima.- Aunque Perú espera mantener su producción minera en el 2007, el futuro puede verse en riesgo por el decaimiento de los campos, sumado a deficientes políticas laborales estatales, y continuos paros o problemas con poblaciones, dijo el jueves el gremio de minería privada.

"Tenemos un crecimiento en cobre, y una reducción en oro, eso es evidente, pero ya tenemos un recorte en nuestras perspectivas", dijo Ysaac Cruz, presidente de la Sociedad Nacional de Minería, que representa a 48 compañías privadas, ante corresponsales de la prensa extranjera al hacer una perspectiva del sector , el principal rubro de exportación y de ingresos para el país.

Cruz dijo que, aunque Perú mantiene su producción cuprífera, un paro que afectó parcialmente el trabajo de las empresas entre el 30 de abril y el 4 de mayo redujo la expectativa productiva para el 2007 del 13% al 10%, con un volumen estimado de 1.150.000 toneladas métricas.

En oro, se mantiene la reducción estimada de 203.286 kilos en 2006, a 178.000 kilos, una baja del 12%.

El cobre representa el 41% de exportaciones mineras, seguida de oro con 27,5%, y zinc con el 13,5%, según cifras del Banco de Reserva del Perú. A su vez, la minería le da el 64% de las exportaciones para el país.

Para Cruz, la reducción esperada por el agotamiento de la producción, puede ser paliada con un incremento en las actividades exploratorias y la expansión de los campos, aunque advierte que ahí es donde radican grandes obstáculos.

"Tenemos muchas restricciones internas, por un lado está el temor, muchas veces sin fundamento, de la gente por la contaminación, y los conflictos que se han presentado por el mismo boom minero", agregó.

La Defensoría del Pueblo ha registrado 76 conflictos, pequeños y medianos, en los cuatro meses del 2007 entre comunidades y las empresas mineras a lo largo del país, como parte de las exigencias de poblados por trabajo, infraestructura, agua, y disputas de terrenos.

"Además el intento de pasar una reforma laboral por parte del estado, que pretende dar una estabilidad laboral absoluta, cambiando formas de contratación y beneficios, pone en riesgo la generación de empleos, y a las propias empresas", agregó Cruz.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?