| 12/1/2005 12:00:00 AM

Perú y E.U., a punto de cerrar TLC

Los gremios peruanos critican la velocidad con la cual el país andino está haciendo concesiones.

Perú cerrará "en las próximas horas" la negociación de un tratado de libre comercio con Estados Unidos que, según dirigentes gremiales peruanos, se estaba realizando tan apresuradamente que no sólo perjudicaría a miles de trabajadores en Perú sino también a productores en Argentina y Uruguay.

El cierre había sido anunciado para la madrugada del miércoles, pero la sesión fue suspendida al amanecer con el compromiso de continuarla unas tres horas más tarde, lo cual se estaba cumpliendo en la oficina del representante comercial estadounidense Rob Portman.

Fuentes involucradas en las conversaciones dijeron horas después que las partes llegaron a un acuerdo pero que el anuncio formal lo haría el presidente Alejandro Toledo desde Lima.

Las últimas mesas que estaban próximas de cierre eran las de agricultura y salud, donde cupos y plazos habían dificultado los avances en los 19 meses de negociaciones desde la primera reunión técnica en Cartagena, Colombia, en mayo del año pasado.

Perú empezó a negociar entonces al lado de Ecuador y Colombia formando un frente tripartido andino al cual se había unido Bolivia como observador. Ecuador y Colombia se retiraron de las negociaciones en noviembre frustrados por la inflexibilidad estadounidense frente a sus respectivas ofertas.

Pero a diferencia de Ecuador, que anunció posibilidades de retornar a la mesa a fines de enero, y de Colombia, que no fijó fecha para quedar a la espera de mejores momentos, Perú no cerró esa ronda y pidió continuarla esta semana, lo cual ha estado haciendo desde el lunes.

En su intento de avanzar, el presidente Toledo ha instruido a sus negociadores que terminen el proceso a como diera lugar, dijeron fuentes informadas.

Los ministros de Agricultura, Comercio Exterior, Producción y Salud, que integran el frente negociador peruano, se habían estado resistiendo a algunas propuestas estadounidenses, ante lo cual Toledo envió a su hombre de confianza, su primer ministro y presidente del consejo de ministros Pedro Pablo Kuczynski, para facilitar un entendimiento.

Los empresarios colombianos al retirarse su país de las negociaciones el mes pasado habían ya hecho notar que la desesperación peruana fortaleció la intransigencia estadounidense con perjuicio de Ecuador y Colombia.

"Lo que está ocurriendo en Washington no es una negociación sino un aceptar de todo lo que quiere Estados Unidos", dijo en Lima, Luis Zúñiga, presidente de la Convención Nacional del Agro. "Hemos entregado prácticamente todo nuestro mercado de productos sensibles".

John Chauca Toro, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Carne Bovina, dijo que su gremio pedía solamente un plazo de cinco a siete años para empezar la desgravación de carnes y menudencias estadounidenses.

Pero el gobierno peruano aceptó el ingreso con arancel cero desde el primer día de 2.500 toneladas de carnes de primera y hasta 10.000 toneladas de menudencias, poniendo en aprietos el trabajo de más de 400.000 empleos en Perú y productores en Argentina y Uruguay.

Estados Unidos vende actualmente unas 600 toneladas de menudencias, un producto que Perú requiere comprar hasta 20.000 toneladas en el exterior, mayormente Argentina y Uruguay, para cubrir su demanda interna.

En el caso del maíz, Perú aceptó el ingreso automático de hasta 500.000 toneladas, más de la mitad de lo que importa mayormente de Argentina, dijo a su vez Luis León Arias, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Maíz y Sorgo.

Estados Unidos vendía hasta ahora sólo 150.000 toneladas de maíz a Perú.

Preguntado por qué creía que Perú estaba negociando de esta manera, León Arias dijo que se debía a "un interés político" de Toledo, quien dejará el cargo en julio a quien resulte elegido en abril.

FUENTE: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?