| 12/1/2005 12:00:00 AM

Perú y Estados Unidos llegan a acuerdo para TLC

En su intento de avanzar, el presidente Alejandro Toledo instruyó a sus negociadores a que terminen el proceso a como diera lugar

Perú y Estados Unidos cerraron el miércoles con un acuerdo sus negociaciones para un tratado de libre comercio, el primero en dos años con un país sudamericano después de Chile, informó la oficina del representante comercial estadounidense Rob Portman.

"Las negociaciones están cerradas", dijo Neena Moorjani, portavoz de Portman.

El acuerdo fue logrado bilateralmente, pese a que Perú inició el proceso de negociación en bloque con Ecuador y Colombia.

Se desconoce de momento si con ello se rompería definitivamente el frente andino que conformaron esos tres países. Bolivia es parte de las negociaciones como "observador".

Fuentes de la delegación peruana dijeron que no formularían ningún comentario sobre el acuerdo antes de que fuera anunciado en Lima por el presidente Alejandro Toledo.

El presidente George W. Bush deberá notificar al Congreso con 90 días de anticipación su "intención de firmar" el tratado con Perú, un procedimiento que es rutinario.

Pero el envío al Congreso para ratificación puede complicarse debido a que el próximo año en noviembre habrá elecciones legislativas y muy pocos legisladores desean involucrarse en un tema que ha tenido tenaces adversarios.

Estados Unidos ha firmado ya acuerdos de libre comercio con México, Chile y cinco países centroamericanos más República Dominicana agrupados en el convenio llamado CAFTA. Está adicionalmente negociando con Panamá.

Colombia y Ecuador se retiraron de las negociaciones el 22 de noviembre en Washington luego de 19 meses de tratos iniciados en la ciudad colombiana de Cartagena. Los dos países dijeron que no podían seguir hablando mientras Estados Unidos se mostraba intransigente en sus peticiones.

Aun así, Ecuador dijo que tenía interés en retornar a la mesa a fines de enero. Colombia, por su parte, dijo que lo haría cuando se hayan dado las condiciones para sacar adelante la agenda colombiana.

Perú, en cambio, pidió continuar en la primera semana de diciembre, lo cual hizo a partir del lunes en que una delegación de varios ministros llegó a Washington para negociar prácticamente 24 horas al día.

En su intento de avanzar, el presidente Alejandro Toledo instruyó a sus negociadores a que terminen el proceso a como diera lugar, dijeron fuentes informadas.

Los ministros de Agricultura, Comercio Exterior, Producción y Salud, que integran el frente negociador peruano, se habían estado resistiendo a algunas propuestas estadounidenses, ante lo cual Toledo envió a su hombre de confianza, su primer ministro y presidente del consejo de ministros Pedro Pablo Kuczynski, para facilitar un entendimiento.

"Vino a decir que casi todo sería aceptado" por Perú, dijo una fuente peruana con cierto malestar por el papel de último minuto de Kuczynski.

Los empresarios colombianos al retirarse su país de las negociaciones el mes pasado habían ya hecho notar que la desesperación peruana fortaleció la intransigencia estadounidense con perjuicio de Ecuador y Colombia.

En Lima, Luis Zúñiga, presidente de la Convención Nacional del Agro, dijo que lo que ha ocurrido en Washington "no es una negociación sino un aceptar de todo lo que quiere Estados Unidos".

John Chauca Toro, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Carne Bovina, dijo que en ese campo Perú aceptó condiciones que afectarán a productores de Argentina y Uruguay.

Argentina sería también perjudicada con el acuerdo en el maíz, dijo a su vez Luis León Arias, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Maíz y Sorgo.

Preguntado por qué creía que Perú estaba negociando de esta manera, León Arias dijo que se debía a "un interés político" de Toledo, quien dejará el cargo en julio a quien resulte elegido en abril.

FUENTE: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?