| 1/20/2011 11:30:00 AM

Perspectiva positiva para América Latina en calificaciones soberanas

Las perspectivas de los países de América Latina y el Caribe en cuanto a calificaciones soberanas son positivas y están listas para seguir avanzando en 2011, señaló hoy la agencia de calificación de riesgos Moody's en un informe a inversores.

Nueva York - "El panorama crediticio que se presenta de estable a positivo para América Latina ha estado fuertemente apoyado por el crecimiento económico de la región", señaló el experto de esa agencia, Patrick Esteruelas.

Agregó que el área latinoamericana "se ha mantenido resistente aún cuando las regiones más desarrolladas del mundo han experimentado una contracción económica o un lánguido crecimiento".

Esteruelas se refirió también a que aunque en la región "todavía están presentes varios riesgos externos, también hay mejoras crediticias debido a las políticas menos expansionistas de los Gobiernos y a la estabilización de sus indicadores de deuda".

Señaló que el impulso al alza del que goza la región en 2011 tiene su base en los logros del año anterior, cuando diez países de la región aumentaron sus calificaciones y otros tres, Brasil, Colombia y Bolivia, recibieron perspectivas positivas.

El informe de Moody's señala también que si bien esas subidas sugieren un potencial de mayores mejoras de calificaciones en 2011, "éstas serán más selectivas debido a que muchas de las mejoras crediticias de años recientes ya están incorporadas en las calificaciones".

Esteruelas agregó en su informe que se espera que América Latina continúe creciendo a un ritmo saludable durante 2011, después de registrar un sólido desempeño en 2010 sustentado por una fuerte demanda local, condiciones externas favorables, precios fuertes de las materias primas y constantes y abundantes flujos de capital.

"Se espera que los países de Suramérica experimenten un crecimiento más lento que en 2010, mientras que los de Centroamérica y el Caribe registrarán mayores tasas de crecimiento que reducirán la brecha que existe con sus vecinos del sur", añadió.

En el frente político, el experto de Moody's consideró positivo que países de la región, como Chile y Perú, hayan establecido políticas macroeconómicas más rigurosas en el segundo semestre de 2010, tras sus políticas fiscales y monetarias expansionistas en 2009 y la primera parte del pasado año.

Asimismo señaló que se espera que continúe la moderación de políticas en 2011, ya que ayudará a "evitar un sobrecalentamiento y detener las presiones inflacionarias".

El experto precisó que la carga de deuda de la región muy probablemente se estabilizará después de registrar mejoras significativas en los últimos años.

"La gradual reducción de la porción de deuda denominada en moneda extranjera, la continua acumulación de reservas en moneda extranjera y los esfuerzos por alargar los vencimientos de deuda dejarán a América Latina mejor equipada para soportar los choques de mercado", dijo el analista.

En cuanto a los riesgos para la región, el informe indica que ante el menor crecimiento potencial de China se reduciría la demanda de productos de Latinoamérica, además de pronosticar una lenta recuperación de Estados Unidos y una mayor aversión al riesgo por parte del mercado en general como resultado de las crecientes preocupaciones en la eurozona.

"Aun cuando Brasil podría salir afectado por estos factores, especialmente por una caída en la demanda china, lo más probable es que continúe mostrando un crecimiento económico por encima de la tendencia ya que el impulso positivo de años recientes se amplía hacia 2011", dijo Esteruelas.

Señaló también que con el mantenimiento de la demanda local y la recepción de flujos de capital, el "reto clave" en política para Brasil "será manejar una transición hacia un menor y más sostenido crecimiento, lo que requerirá de políticas monetarias y fiscales contra-cíclicas".

Adelantó que "es probable que durante el segundo trimestre de 2011 se lleve a cabo una evaluación de las calificaciones de Baa3 de Brasil, que actualmente tienen una perspectiva positiva".

Manifestó igualmente que "no se esperan cambios a la baja en las calificaciones de Baa1 de México ya que seguramente continuará el manejo responsable de sus políticas".

Indicó que después de que la crisis económica de 2009 confirmara la resistencia crediticia de México, sus condiciones económicas mejoraron, aunque avanzó que "ciertos factores estructurales continuarán restringiendo sus perspectivas de crecimiento a medio plazo".

Por último precisó que "no se espera que los problemas de seguridad tengan un efecto inmediato en las calificaciones, ya que Moody's supone que su impacto esté relacionado más con las perspectivas de crecimiento e inversión de mediano plazo" en México.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?