| 6/20/2006 12:00:00 AM

Parmalat negocia venta de dos plantas en Venezuela

La filial venezolana de la compañía italiana Parmalat negocia con el gobierno la venta de dos de sus siete plantas industriales en el país, informó el lunes la empresa en un comunicado.

Indicó que las instalaciones que se están negociando se encuentran en las poblaciones occidentales de Machiques, estado Zulia, y Barquisimeto, estado Lara.

Explicó que la negociación con el gobierno, que se inició hace dos años, "forma parte del plan industrial diseñado por la empresa Parmalat, en el marco de una adecuada transición socio laboral".

Parmalat aseguró que "continuará produciendo y distribuyendo su amplia gama de productos" en Venezuela, y seguirá "contribuyendo al desarrollo de nuevas cuencas lecheras con la finalidad de ayudar a consolidar el circuito lácteo venezolano".

La empresa italiana, que tiene presencia en 10 países a nivel mundial, dijo que Venezuela "es la principal filial en América Latina, junto a Colombia, Nicaragua y Cuba".

 

El vicepresidente José Vicente Rangel señaló, en un cable difundido el domingo por la agencia estatal de noticias, que el Estado venezolano adquirirá Parmalat e impulsará un modelo de "cogestión laboral" que le permitirá a los empleados asumir el manejo de la compañía.

 

Rangel no ofreció más detalles sobre la transacción.

Parmalat de Venezuela, que inició actividades en el país en 1995, se ha enfocado en la venta de leches, jugos de fruta, yogures y quesos.

 

La compañía continuó operando normalmente en Venezuela a pesar de los graves problemas financieros que enfrentó la casa matriz de Italia a finales del 2003. El gobierno del presidente Hugo Chávez ha promovido la "cogestión laboral" como parte de lo que ha denominado el "socialismo del siglo XXI".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?