| 6/13/2006 12:00:00 AM

Otro punto de discordia en el seno de la CAN

Mientras Ecuador y Bolivia defienden la idea de buscar una prorroga de las preferencias Aptdea, Colombia y Perú no la respaldan, pues le apuestan al TLC.

Pocos puntos de consenso se conocieron en el marco de la reunión de titulares del exterior de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), pues persisten las divergencias entre los ministros de Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador, respecto a la propuesta de solicitar a Washington una prórroga para el la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de la Droga (Atpdea).

Estos privilegios arancelarios andinos expiran el 31 de diciembre próximo, al respecto, Quito y La Paz desean una extensión de ese convenio, que se concede a miembros de la CAN, como contrapartida por la lucha antidrogas.

Ecuador y Bolivia son las únicas naciones de la CAN que no han cerrado el tratado de libre comercio (TLC) con EE.UU., por ello, están buscando un respaldo total de Colombia y Perú para que los acompañen en este sentido.

La intención manifestada por Ecuador de relanzar el organismo se ha visto opacada por estas diferencias, a la que se suma el desacuerdo para negociar en bloque un TLC con la UE.

Se espera que los avances en materia de integración sean mayores durante la cumbre de presidentes de la CAN, prevista para hoy y a la cual confirmaron su presencia los gobernantes de Colombia, Álvaro Uribe; de Bolivia, Evo Morales; de Perú, Alejandro Toledo, y de Ecuador, Alfredo Palacio.

En la cumbre no estará presente el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien anunció la salida del bloque en abril pasado, argumentando que consideraba lesivos para la región los acuerdos de libre comercio suscritos entre Lima y Bogotá con Washington.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?