| 2/15/2010 9:20:00 AM

Oro supera US$1.100 por dudas en la zona euro

Los precios del oro subían por encima de los US$1.100 la onza en Europa al mediodía del lunes, con un aumento de las compras por las preocupaciones sobre el panorama para el mercado cambiario antes de un encuentro de ministros del Grupo Euro más adelante en el día.

Londres  - El oro al contado se negociaba a US$1.100,15 la onza a las 1016 GMT, contra US$1.092,40 al cierre del viernes en Nueva York.

Los futuros del oro de Estados Unidos para entrega en abril en la división COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York ascendían US$10,50 a US$1.100,00 la onza.

"Los inversores parecen estar desprendiéndose del riesgo de la zona euro parcialmente, en cantidades iguales en oro y dólares", dijo Pradeep Unni, analista de Richcomm Global Services.

"Esta es específicamente la razón por la que el oro está firme a pesar de que el dólar también está fuerte", agregó.

"Los datos pasados sugieren que este fenómeno del desacoplamiento es un acontecimiento temporario y (el oro y el dólar) pasen a sus correlaciones inversas dentro de poco", agregó.

Se prevé que los ministros de finanzas de la zona euro aumenten la presión sobre Grecia para que implemente totalmente los planeados recortes presupuestarios, para que el área del euro nunca tenga que cumplir la promesa de la semana pasada, de respaldar a Atenas.

El euro retrocedía a los mínimos en casi 9 meses contra el dólar el lunes por el aumento de las dudas sobre si los funcionarios de la zona euro ayudarán a Grecia, que carga con pesadas deudas.

La fortaleza del dólar suele afectar negativamente al oro, pero cuando crecen los temores sobre la estabilidad de los mercados financieros, ambos activos a veces se benefician de la aversión al riesgo.

Entre otros metales preciosos, la plata se cotizaba a US$15,58 la onza contra US$15,48.



(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?