| 10/9/2009 12:00:00 AM

Oro cae desde récord por recuperación del dólar

El oro caía en Europa el viernes, consolidándose después de alcanzar records por tres sesiones consecutivas, debido a que el mensaje del presidente de la Reserva Federal estadounidense de que la política monetaria podría sufrir un ajuste impulsaba al dólar.

Londres  - El oro se transaba a US$1.048,40 la onza a las 1426 GMT desde US$1.054 en la víspera en Nueva York y se alejaba de su récord esta semana de más de US$1.060 la onza.

Los futuros de oro para entrega en diciembre en la división de metales COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York caían US$6,50, a US$1.049,80.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, dijo en una conferencia el jueves que estaba pensando en una estrategia de salida desde la flexibilización cuantitativa y las bajas tasas de interés a medida que mejora la economía estadounidense.

La declaración hizo subir al índice dólar, que mide el desempeño de la moneda estadounidense frente a una cesta de divisas, desde mínimos de 14 meses.

"Las preocupaciones en torno a una alta inflación que hicieron subir al oro ahora podrían empezar a disiparse si la Fed (favorece) un dólar más fuerte", dijo Pradeep Unni, analista de Richcomm Global Services.

Pese al rebote del dólar, los persistentes temores en relación a la inestabilidad del mercado de divisas podrían volver a impulsar al oro a precios records este año si los fondos siguen comprando el metal como un activo alternativo.

Entre otros metales preciosos, la plata también retrocedía del máximo de 14 meses de US$17,92 la onza registrado el jueves y operaba a US$17,74 desde US$17,72.

El platino al contado se transaba a US$1.336 la onza desde US$1.344,50, y el paladio a US$320 desde US$318, tras tocar previamente en la sesión un máximo de US$323, su mayor precio desde mediados de agosto de 2008.


(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?