| 9/15/2011 9:00:00 AM

Operador provoca pérdida de US$ 2.000 millones a UBS

UBS dijo que un operador deshonesto del banco perdió la suma en transacciones no autorizadas, y que la policía de Londres arrestó un hombre en relación con el caso.

La policía británica dijo que arrestó a un hombre de 31 años sospechoso del fraude. El periódico suizo NZZ, que citó a UBS, publicó que el operador trabajaba en la división de valores bursátiles en Londres.

"Puedo confirmar que un empleado del banco fue arrestado en Londres en conexión con la declaración", dijo un portavoz de UBS. El banco no quiso confirmar un reporte del diario Financial Times, según el cual, el operador que generó las pérdidas se llama Kweku Adoboli.

Según el perfil de Adoboli en el red social de profesionales LinkedIn es el director de fondos negociables en bolsa de la división de operaciones bursátiles de la banca de inversión de UBS.

UBS advirtió de que podría reportar una pérdida en el tercer trimestre debido a las operaciones no autorizadas, en un fuerte golpe al banco suizo, en momentos en que trata de fortalecer su credibilidad tras años de crisis.

La pérdida amenaza el futuro de banca de inversión de UBS, que fue puesto en revisión por el presidente ejecutivo, Oswald Gruebel, como parte de una reestructuración más amplia tras enormes pérdidas durante la crisis crediticia y el escándalo por la ayuda que banqueros prestaron a clientes ricos estadounidenses para eludir impuestos.

UBS dijo que ninguna de las posiciones de los clientes se vio afectada. "El asunto está siendo investigado, pero la estimación actual de UBS de la pérdida en las operaciones está en el rango de US$ 2.000 millones", dijo el banco en un breve comunicad.

Las acciones de UBS caían un 5,5 % a 10,33 francos suizos, lo que se comparaba con un alza de un 1,3 % del índice del sector bancario europeo.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?