| 6/27/2008 12:00:00 AM

Oleoducto colombiano Caño Limón restablece bombeo

Bogotá.- El oleoducto Caño Limón-Coveñas, el segundo más importante de Colombia, restableció el bombeo de petróleo después de una parálisis de cinco días como consecuencia de dos ataques con bomba de la guerrilla izquierdista, informó el viernes una fuente de Ecopetrol.

Los ingenieros y técnicos de la estatal Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, concluyeron el jueves en la tarde la reparación de la tubería y de inmediato reiniciaron el bombeo de petróleo, precisó la fuente.

Los ataques contra la tubería, atribuidos por el Ejército a las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), fueron ejecutados entre el sábado y el domingo en los departamentos de Norte de Santander y de Arauca, fronterizos con Venezuela.

El oleoducto, de 780 kilómetros de longitud, transporta a diario más de 90.000 barriles de crudo que se producen en los campos de Caño Limón, ubicados en el departamento de Arauca, en la frontera con Venezuela y operados por la estadounidense Occidental, hasta el puerto de Coveñas, en el Mar Caribe.

Colombia afronta un conflicto interno de más de cuatro décadas, en medio del cual la guerrilla ejecuta ataques contra la infraestructura petrolera en protesta por lo que denomina excesiva injerencia de las multinacionales en el sector.

Los atentados contra el oleoducto, con una capacidad máxima para transportar 225.000 barriles diarios, han disminuido en los últimos años desde la cifra récord de 170 registrada en el 2001, en parte por el aumento de la seguridad y la presencia del Ejército en la zona.

En el 2007 fueron perpetrados en Colombia 57 ataques contra oleoductos, mientras que a mayo de este año se registraron 27, de acuerdo con estadísticas del Ministerio de Defensa.

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?