| 1/17/2007 12:00:00 AM

Oficializan donación de $24.000 millones a programa de becas de la Universidad de los Andes

Julio Mario Santo Domingo hace un llamado para que más empresas del sector privado apoyen la educación y a las universidades, a través de contribuciones filantrópicas.

Bogotá.-  “La donación de $24.000 millones para el programa de becas Quiero Estudiar refleja sin duda un acto de confianza en Colombia y en su sistema de educación superior, en este caso representado por la Universidad de los Andes”.

Así lo consideró el rector de la Universidad de los Andes, Carlos Angulo en el acto en el cual Julio Mario Santo Domingo oficializó la donación de $24.000 millones al programa de becas “Quiero Estudiar” de la Universidad de los Andes, dirigido a estudiantes de excelentes condiciones académicas, pero que no tienen los recursos para estudiar en una universidad de primer nivel.

Por su parte, Julio Mario Santo Domingo explicó los motivos que llevaron a su familia a llevar a cabo esta donación:


“Mi familia siempre ha sido discreta en lo que se refiere a la divulgación de nuestros compromisos filantrópicos. Sin embargo, en este caso, hemos decidido hacer una excepción a la regla, venir y contar que se trata de una donación de $24.000 millones para el Programa Quiero Estudiar que apoya a estudiantes de primer nivel con limitaciones económicas por una razón elemental. Queremos que se interprete como ejemplo y que ojalá esta actitud contagie a quienes puedan hacerlo para que el modelo se replique en todo el país.”

Igualmente, se dirigió a los beneficiarios del programa ahí presentes afirmando, “Yo he llegado hasta aquí, siempre lo he dicho, primero porque tuve suerte y segundo porque tuve la oportunidad. Pero recuerden que el azar hoy día no favorece sino a los espíritus preparados.”

De acuerdo con Carlos Ángulo Galvis, rector de la Universidad, los recursos de la donación de la familia Santo Domingo, permitirán brindar apoyo financiero permanentemente a cerca de 100 estudiantes de manera vitalicia.

“De esta manera, dijo, por ejemplo, en doce años tendremos 300 profesionales, formados gracias a la generosidad de la familia Santo Domingo. ¿Cuántos de ellos destacados académicos? ¿Cuántos líderes empresariales y políticos? Difícil predecirlo, pero ciertamente ayudarán a construir un mejor país para las nuevas generaciones. Por esta razón he indicado que más que una donación, esta es una inversión en el talento juvenil para el progreso de Colombia”.

Agregó que “esto es en realidad mucho más que una donación. Es una inversión en las mentes brillantes de estudiantes de estratos socio-económicos desfavorecidos, que muy seguramente, contribuirán al desarrollo de Colombia. Significa también creer en este país y en su sistema de educación superior, en este caso representado por la Universidad de los Andes”.

La meta del la Universidad de los Andes es que en el 2010 el programa Quiero Estudiar esté apoyando a 1.100 estudiantes, el 10% de la población de pre-grado de la entidad.

El programa Quiero Estudiar
El programa de apoyo financiero a estudiantes, lleva funcionando año y medio, gracias al esfuerzo de la institución y de donantes privados, especialmente de numerosos egresados, financiando actualmente los estudios de 257 estudiantes en la Universidad de los Andes. Su objetivo es continuar formando los mejores estudiantes de Colombia, independiente de su condición socioeconómica.

De esta forma, el programa ha permitido que los alumnos favorecidos adelanten la totalidad de su carrera por medio de becas, préstamos especiales que pueden ser condonados por un buen rendimiento académico y préstamos subvencionados para ser reembolsados al finalizar los estudios. Los auxilios se asignan a los estudiantes que obtienen los más altos puntajes en los exámenes del ICFES y que no cuentan con recursos para costear su educación universitaria. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?