| 6/4/2008 12:00:00 AM

OEA termina asamblea sin librarse de debate de crisis alimentaria

Medellín.- Los cancilleres americanos concluyeron el martes por la noche su asamblea general preparándose para emprender un plan de acción en favor de los jóvenes, pero a la vez preocupados por la crisis de precios de los alimentos que amenaza con profundizar diferencias y niveles de pobreza en la región.

En la sesión final, los ministros reunidos en la 38va asamblea, la reunión más importante del año de la Organización de los Estados Americanos (OEA), aprobaron una declaración sobre las presiones sociales que están generando los altos precios de los alimentos básicos.

En la declaración no identifican de manera específica el origen de la crisis, sobre la cual hacen notar que durante los debates tuvieron "convergencias y divergencias" en torno a las causas que la originaron. Los ministros recalcan "la necesidad de que la OEA continúe atenta a los desarrollos sobre el tema y la posibilidad de que nuestra organización haga una contribución efectiva a la solución de esta crisis".

Colombia, como país anfitrión, propuso como tema central de la reunión la juventud y los valores democráticos, pero los ministros dedicaron relativamente poco de su tiempo a esa discusión, excepto en las primeras horas del lunes, el primer día de sesiones.

Carlos Hernando Montoya, estudiante de la Universidad de Antioquia, departamento cuya capital es Medellín, propuso a los ministros a nombre de los jóvenes de su país la objeción de conciencia a prestar el servicio militar obligatorio. "Vengo a decirles a nombre de los jóvenes que no queremos prestarnos para las guerras", dijo ante la asamblea. Los ministros, que se reunirán el próximo año en Honduras, firmaron la Declaración de Medellín con propuestas específicas para "promover y fortalecer en la juventud del hemisferio los valores y prácticas para la vida democrática". El canciller chileno Alejandro Foxley afirmó que la declaración "nos permite articular todo un programa de trabajo".

La asamblea, como se esperaba, estuvo dominada por la crisis diplomática entre Ecuador y Colombia, que ya fue vista en marzo en una reunión especial de cancilleres en Washington. En Medellín, los ministros reabrieron esa sesión pero el secretario general José Miguel Insulza, quien recibió el mandato de promover la armonía entre ambos países, presentó un informe sin anuncios espectaculares.

Al final, los ministros, presididos por el canciller uruguayo Gonzalo Fernández, acordaron dejar abierto el foro ministerial que se reunirá cada dos meses para tomar nota de los avances y nuevos informes de Insulza. El canciller anfitrión, Fernando Araújo, anunció que la Declaración de Medellín fue aprobada por aclamación.

Esta ha sido la tercera reunión que realiza la OEA en Colombia. La primera fue en 1948, en que la organización adquirió ese nombre; la siguiente en 1998, con motivo de sus 50 años; y en el 2008, por sus 60 años. El canciller de Honduras, Angel Edmundo Orellana Mercado, el próximo anfitrión, dijo que la sede será la ciudad de San Pedro Sula, que desde ahora se prepara a recibir a los ministros "con todas las de la ley".

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?