| 12/1/2011 11:50:00 AM

OCDE y AIE: hay que duplicar la inversión en tecnologías poco contaminantes

La inversión global en tecnologías de energía con poco impacto sobre el cambio climático tendría que duplicarse y pasar de los US$ 250.000 millonesactuales de 2010 a 500.000 millones anuales de aquí a 2020, según la OCDE y la AIE.

Esa es una de las condiciones para limitar el calentamiento global a un nivel considerado asumible (de dos grados centígrados a finales de siglo), señalan la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en un informe común sobre el crecimiento verde, dedicado a la energía, publicado hoy.

Las inversiones en esas políticas deben hacerse estos próximos años, porque por cada dólar que no se haya puesto en el sector de la energía antes de 2020, habrá que dedicar 4,3 dólares después de esa fecha para compensar el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero y mantener el cambio climático en márgenes controlables, advirtieron las dos organizaciones.

"Si no logramos atajar el crecimiento de las tasas actuales de emisiones (de gases de efecto invernadero) llegaremos a un límite crítico de aquí a 2017, lo que significa que para mantener el aumento global de la temperatura en dos grados, todas las nuevas infraestructuras tendrán que tener un nivel de emisión nulo", dijo la directora ejecutiva de la AIE, Maria van der Hoeven.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, indicó en esa misma línea que "las decisiones tomadas ahora en el sector de la energía serán esenciales para lograr un crecimiento más verde en el futuro".

Las dos organizaciones estimaron que una reforma de ese sector con una mejora de la eficacia energética, el desarrollo de la captura y almacenamiento de carbono o la amplificación de las renovables necesitará unos 46 billones de euros en el mundo de aquí a 2050.

Pusieron también el acento en que una transición a un sistema energético con menos emisiones contaminantes puede tener efectos positivos para el empleo, ya que las energías renovables se caracterizan por ser más intensivas en mano de obra que las de combustibles fósiles.

Entre las principales recomendaciones contenidas en el informe figuran el fin de las subvenciones a los combustibles fósiles, que representaron US$ 409.000 millones de en 2010 en los países emergentes y en desarrollo, además de los US$45.000 a US$75.000 millones en el mundo industrializado.

La presentación de este estudio se ha hecho coincidir con la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático que se celebra desde esta semana en Durban.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?