| 4/23/2009 12:00:00 AM

Obama recibe a banqueros por tarjetas de crédito

(WASHINGTON) El presidente Barack Obama, que desea contar con la simpatía de los consumidores, desea mayores protecciones legales para millones de estadounidenses que utilizan tarjetas de crédito.


Obama se reunía en las próximas horas con los principales banqueros del país para advertirles que de no acceder a sus sugerencias, las codificará por decreto de ley o por vía legislativa.


"El presidente cree que son necesarias nuevas normas para la industria de las tarjetas de crédito", dijo la asesora de Obama Valerie Jarrett antes del encuentro en la Casa Blanca con los ejecutivos del ramo.


Obama y algunos legisladores demócratas desean enmendar lo que consideran prácticas abusadoras y engañosas que obligan a los consumidores a pagar intereses mucho mas altos de los anticipados. Tanto la Cámara de Representantes como el Senado consideran un "compendio de derechos" de los usuarios para limitar la capacidad de las empresas de tarjetas de crédito de elevar sus intereses en los balances existentes, requiriendo al mismo tiempo una mayor transparencia.


Los asesores de la Casa Blanca dijeron que la reunión de Obama con los banqueros forma parte de una campaña más amplia con diferentes sectores del mundo empresarial.
El objetivo de la Casa Blanca es buscar formas de proteger a los consumidores, especialmente durante una severa contracción económica, sin imponer normas que dificulten la emisión de tarjetas de crédito por parte de los bancos o que ponga el crédito fuera del alcance de muchos consumidores. Los defensores de la industria del crédito temen que las consecuencias sean negativas y esperan que Obama escuche a los banqueros.

 

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?