| 5/19/2009 12:00:00 AM

Obama propone duras medidas de reducción de emisiones de automóviles

 El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la emprendió el martes contra los gases de efecto invernadero y pidió a las atribuladas automotrices que fabriquen autos que cumplan con rigurosos estándares para recortar las emisiones e incrementar el rendimiento de la gasolina.

Obama dijo que los estándares nacionales, anunciados en una ceremonia en la Casa Blanca a la que asistieron líderes de la industria y sindicales, reducirían la dependencia estadounidense del petróleo extranjero y permitirían que el sector automotor que lucha por sobrevivir sepa con certeza cuáles serán sus costos durante cinco años.

"El status quo ya no es aceptable", afirmó Obama en un anuncio que presionará aún más a las automotrices para que se modernicen con el fin de producir vehículos más eficientes.

"Por décadas hemos hecho poco para incrementar la eficiencia del combustible de los automóviles y camiones de Estados Unidos", precisó Obama, catalogando esos estándares como el inicio de una transición a una economía de energía limpia.

Obama ha hecho de la lucha contra el cambio climático una prioridad de su Gobierno, y los legisladores de su partido, el demócrata, están discutiendo esta semana un histórico proyecto de ley que muchos esperan de guías mucho más amplias para controlar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según los nuevos estándares para los vehículos, el rendimiento de autos de pasajeros y los camiones livianos debe promediar 6,62 litros por 100 kilómetros (35,5 millas por galón) para el 2016, lo que según Obama ahorrará 1.800 millones de barriles de petróleo durante la vida del programa.

La Agencia de Protección Ambiental regularía por primera vez las emisiones de los tubos de escape de los vehículos.

El Congreso de Estados Unidos no debe aprobar los estándares, que serán implementados por medio de reglas federales.

Alza para los consumidores


El plan fue elogiado por las automotrices y los ambientalistas, pero significará un alza en los precios de los autos. El nuevo programa sumará cerca de US$600 al costo de fabricar un vehículos.

Pero Obama dijo que aquel que compre uno recuperará el dinero al tener que gastar menos en combustibles.

El plan, además, podría reducir fuertemente la voraz demanda de gasolina de Estados Unidos, lo que asestaría otro golpe al sector de la refinación duramente castigado por la recesión.

El anuncio de la Casa Blanca se produce cuando los precios de la gasolina treparon en Estados Unidos por segunda semana consecutiva. El precio del galón trepó 7 centavos de dólar frente a la semana previa, a US$2,31 , en medio de señales de que la recesión estaría cediendo.

Obama fue acompañado en la ceremonia por ejecutivos de 10 automotrices, líderes sindicales y la gobernadora de Michigan, Jennifer Granholm, quienes aplaudieron el plan por otorgar a la golpeada industria certeza sobre los costos al fijar un estándar nacional uniforme.

 

 


(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?