| 11/12/2010 11:00:00 AM

Obama niega que la inyección de liquidez de la Fed busque debilitar el dólar

El presidente de E.U, Barack Obama, negó hoy que la decisión de la Reserva Federal de inyectar US$600.000 millones en la economía tenga como objeto debilitar el dólar y aseguró que busca en cambio fomentar el crecimiento.

Seúl.- Obama hablaba así en una rueda de prensa al término de la cumbre del G20, que concluyó tras dos días de debates en Seúl con un comunicado que establece un llamamiento para que los países "se abstengan" de practicar devaluaciones competitivas de sus monedas, origen de la llamada "guerra de divisas" de las últimas semanas.

El presidente estadounidense indicó que "por lo que yo veo, esta decisión no se diseñó para tener un impacto en la moneda, en el dólar, se diseñó para que la economía creciera".

La decisión de la Fed la semana pasada generó una serie de críticas internacionales, dado que un aluvión de liquidez de semejante enjundia necesariamente llevaría a la baja la cotización del dólar, lo que perjudicaría las exportaciones de sus países competidores.

Las críticas arreciaron después de que el ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan publicara una columna el jueves en el diario Financial Times en la que indicaba que "E.U también sigue una política de debilitación de la moneda".

Obama ya había intentado tranquilizar a los mercados en una rueda de prensa el jueves junto al presidente surcoreano, Lee Myung Bak, en la que aseguró que "de manera prudente y estable queremos alentar el crecimiento en la economía nacional y en el exterior".

"La mejor contribución al crecimiento global que E.U puede hacer es una economía sólida. Seguimos siendo el mayor mercado del mundo y un inmenso motor de crecimiento", declaró entonces.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?