| 2/16/2009 12:00:00 AM

Obama lleva su mensaje económico al oeste estadounidense

WASHINGTON — El presidente Barack Obama viaja esta semana al oeste de Estados Unidos para promulgar el paquete de estímulo económico por 787.000 millones de dólares y enfrentar la crisis en el mercado de hipotecas, mostrando su determinación de hacer a un lado los enfrentamientos partidistas en la capital.

El lunes, el ex presidente Bill Clinton reconoció a Obama por la rápida aprobación del paquete de estímulos.

Obama firmará la iniciativa de paquete de estímulo en Denver el martes, lo cual indica que Obama podría continuar promoviendo su política económica. Ello le ha valido reconocimientos por su manejo de la crisis, algo de importancia especial para Colorado, donde una creciente industria de energía limpia se verá beneficiada por el programa.

"Está determinado a mantenerse en contacto con el pueblo estadounidense, que lo llevó a donde se encuentra ahora para realizar este trabajo", dijo el domingo el principal asesor de Obama, David Axelrod, en el programa "Fox News Sunday".

La aprobación del paquete, sin precedentes por su coste para las arcas nacionales, representa una victoria importante para Obama mientras trata de sacar a Estados Unidos de una caída en picada que no había enfrentado desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Al tiempo de predecir que los estadounidenses empezarán a ver una disminución en la tasa de desempleo una vez que empiecen a fluir los fondos, los asesores de Obama advirtieron el domingo que la economía continuará con su caída en el futuro inmediato.

"El presidente ha expresado que lo más seguro es que todo empeore antes de mejorar, pero yo espero que aminore el aumento del desempleo", dijo Axelrod.

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?