| 3/4/2009 12:00:00 AM

Obama encara despilfarro en el gasto público

WASHINGTON  — El presidente Barack Obama encara el miércoles el despilfarro en los gastos públicos, y piensa alterar la forma en que el gobierno otorga los contratos federales — revisiones que la Casa Blanca sostienen ahorrarán al contribuyente unos US$40.000 millones al año.

Obama se interesa por la economía pero sin desviar la atención de la aprobación legislativa de su deficitario presupuesto de US$3.500 millones para el año fiscal que comienza el primero de octubre. El presidente y su equipo económico intentan contener, al mismo tiempo, la peor recesión económica que sufre el país en décadas, al igual que una contracción casi sin precedentes del sector financiero y bancario.

La Casa Blanca heredó un déficit de US$1.300 millones del anterior gobierno republicano que encabezó su predecesor George W. Bush, pero Obama lo duplicará con creces en menos de un año para cumplir sus promesas electorales sobre el gasto social y evitar el colapso de la economía.

Obama emitía en las próximas horas un decreto presidencial que ordena al director del Presupuesto de la Casa Blanca Peter Orszag que trabaje con los miembros del gabinete y la burocracia federal para redactar nueva normas de contratación antes de que concluya septiembre, dijo un funcionario gubernamental a condición de guardar el anonimato porque la decisión no ha sido aún anunciada.

Esas normas, dijeron los funcionarios, harán más difícil que las empresas que reciban contratos oficiales abusen del erario. Además, el plan destinará una parte de los contratos a las firmas independientes, principalmente propiedad de minorías raciales y mujeres, por valor de unos US$500.000 millones anuales.

 

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?