Revista Dinero

| 6/26/2012 5:00:00 PM

Obama defiende su reforma sanitaria a dos días de la decisión del Supremo

A falta de dos días para que el Tribunal Supremo de Estados Unidos se pronuncie sobre la constitucionalidad de la reforma sanitaria, el presidente Barack Obama hizo hoy una ferviente defensa de su plan en un acto de campaña en Atlanta.

"El pueblo estadounidense entiende que no vamos a ir hacia atrás. Tenemos que ir hacia adelante. Entiende que no tenemos que volver a luchar la batalla sobre la reforma sanitaria. Es lo que hay que hacer", aseguró el presidente.

Obama hizo referencia en su discurso a los tres millones de jóvenes que, según los últimos datos, se han visto beneficiados por la reforma aprobada en 2010.

"Es lo que hay que hacer para que las personas mayores accedan a descuentos en los medicamentos recetados. Es lo que hay que hacer para darle seguro médico a 30 millones de estadounidenses que no lo tenían antes. Ellos quieren seguir adelante. Ellos entienden que es lo que hay que hacer. Que es lo correcto", insistió Obama.

La reforma sanitaria es una medida sin precedentes en Estados Unidos y ha generado fuertes críticas del probable candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney.

Precisamente hoy, el exgobernador de Massachusetts aprovechó un acto con votantes en una fábrica de maquinaria a las afueras de Virginia para atacar la reforma sanitaria de Obama, al que acusó de centrarse en "su 'Obamacare'", en vez de hacerlo en el "gran asunto", que a su juicio es el estado de la economía en EE.UU.

El aspirante señaló que, si el Tribunal Supremo determina que la ley es inconstitucional, los tres primeros años y medio de Obama habrán sido "un desperdicio" y si continúa adelante prometió detenerla "algún día".

Las críticas a la ley de salud se han convertido en otro de los pilares de la agenda de Romney -junto con la economía- y su equipo ha lanzado una campaña de televisión en la que subraya que su derogación será una prioridad en los primeros 100 días de mandato si llega a la Casa Blanca.

La compleja revisión de la reforma sanitaria, que en dos años ha conseguido incluir a millones de personas dentro de coberturas, está pendiente de que la más alta instancia de la Justicia estadounidense decida sobre la constitucionalidad de puntos clave, como la obligatoriedad de contratar un seguro médico.

El Supremo podría rechazar dos puntos claves de la reforma: el llamado "mandato individual", que obliga a tener cobertura de salud o exponerse a ser multado, y la potestad del Gobierno federal para que los estados amplíen las coberturas públicas Medicaid.

La decisión marcará un antes y un después en la campaña electoral de cara a los comicios del próximo noviembre.
EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×