| 2/25/2011 11:45:00 AM

Numéricable reclama a France Télécom 3.100 millones de euros

El operador de cable francés Numéricable ha llevado ante la Justicia al gigante France Télécom, al que reclama 3.100 millones de euros por un contencioso por las condiciones del despliegue de la fibra óptica a partir de un antiguo contrato para la gestión de los tubos en los que se coloca.

París - France Télécom confirmó hoy una información del diario económico 'La Tribune', que informaba de que Numéricable había formalizado dos denuncias, y precisó que las presentó en octubre pasado ante el Tribunal de Comercio de París y ante el Tribunal de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional.

Se trata de una réplica al dictamen de la Autoridad de Regulación de las Telecomunicaciones de Francia (Arcep), que el pasado año había dado la razón a France Télécom con su programa para modificar un contrato de hace una decena de años entre las dos compañías para fijar las reglas para la instalación del cable coaxial.

Esa modificación, según subrayó entonces la Arcep, no debía sin embargo modificar las tarifas para el acceso a los tubos propiedad de France Télécom en los que Numéricable está sustituyendo los cables coaxiales que había colocado hace años por otros de fibra óptica.

Hoy, un portavoz de France Télécom señaló a Efe que consideran las demandas de Numéricable "abusivas" y la cantidad que le reclaman "totalmente injustificable".

El portavoz también explicó que tienen intención de recurrir ante los mismas instancias judiciales donde han sido acusados por procedimiento abusivo.

Igualmente insistió en que el operador histórico no cuestiona la propiedad del cable para Numéricable, ni va a modificar las tarifas para el acceso a los tubos.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?