| 12/16/2005 12:00:00 AM

Nuevas protestas en último día de cumbre de la OMC

La policía ha arrestado a más de 900 manifestantes.

Miles de manifestantes que protestaban por la cumbre de la Organización Mundial de Comercio desfilaron el domingo por las calles, mientras Hong Kong intentaba recuperarse de una noche en que se registraron algunos de los peores episodios de violencia en décadas.

Los pacíficos manifestantes gritaban "Hundan a la OMC" mientras ministros de comercio de todo el mundo concluían seis días de negociaciones. Los manifestantes se oponían a los esfuerzos de la OMC para abrir los mercados a la competencia extranjera.

Algunos filipinos quemaron una efigie de un diablo que simbolizaba el imperialismo norteamericano y la OMC, mientras gritaban, "Abajo, abajo con la OMC". Los organizadores dijeron que 7.000 personas participaron en la protesta. Pero la policía dijo que en la marcha había unas 5.000 personas.

Campesinos surcoreanos golpeaban gongs y portaban carteles que decían, "El gobierno de Hong Kong debe liberar con rapidez a nuestros camaradas".

La policía dijo que había arrestado a 900 manifestantes tras las demostraciones del sábado, y que muchos de ellos eran surcoreanos. Los manifestantes atacaron a la policía con varas de bambú e intentaron ingresar a la sede de la cumbre.

La policía los obligó a huir golpeándolos con bastones y usando cañones de agua.

De acuerdo con el gobierno, 135 personas fueron heridas, entre ellas 61 policías.

Ese tipo de violencia es bastante rara en esta capital financiera de Asia, una de las más estables de la región. La última vez que hubo tales disturbios en Hong Kong fue en 1967, cuando manifestantes exigían el fin de la presencia colonial británica. Hong Kong fue devuelta a China en 1997.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?