| 3/16/2006 12:00:00 AM

Nueva contribución para seguridad plantea Uribe

Actualmente, los grandes contribuyentes y las personas con más altos ingresos pagan un impuesto al patrimonio creado por el actual gobierno.

"Creo que el país tiene que pensar en un esfuerzo de los sectores más pudientes, por una sola vez para completar la tarea de seguridad, introduciendo el efecto social y político que los recursos en seguridad no compitan con los recursos de inversión social". Así explicó el presidente Álvaro Uribe, su idea de una nueva contribución por parte de las empresas y personas con altos ingresos, para financiar su plan de seguridad.

Uribe no ofreció más detalles sobre la propuesta ni cuánto se esperaba recaudar, pero dijo que se requieren recursos adicionales para financiar la modernización tecnológica y un mayor equipo de transporte para las fuerzas militares.

Actualmente, los grandes contribuyentes y las personas con más altos ingresos pagan un impuesto al patrimonio creado por el actual gobierno, el cual vence este año, para financiar la política de seguridad que ha permitido ampliar el número de efectivos y modernizar el equipo militar.

"Debemos pensar que los sectores más pudientes hagan un aporte por una sola vez que nos permita ingresos para invertir en tecnología y transporte para que esos recursos no compitan con los destinados para inversión social", aseguró Uribe en un foro económico.

Analistas sostienen que Colombia destina poco al presupuesto de seguridad, que con algo más de US$4.100 millones para defensa y policía este año, no supera el 4% del Producto Interno Bruto (PIB).

Esa proporción es baja frente a la de otras naciones de igual nivel de desarrollo en América Latina, y que no son azotadas por un conflicto armado interno como el colombiano, que ha dejado miles de muertos y millones de desplazados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?