| 10/20/2008 12:00:00 AM

Noticias

LONDRES - La relación del precio oro a níquel, un indicador clave del desempeño económico, podría caer a un solo dígito si una posible recesión es tan profunda como la de inicios de la década de 1980, dijo el Deutsche Bank.

Tal caída en la proporción (ratio) indicaría un fuerte movimiento al alza del oro o un desplome de los precios del níquel.

"El declive del 43 por ciento en el S&P 500 desde octubre del 2007 (...) indica que los mercados accionarios están preciando en un equivalente a la baja a los eventos de 1973-75 o 1981-82", dijo el banco alemán en una nota a fines de la semana pasada.

"Esto implicaría que la relación de precio de níquel a oro podría caer a entre 7 y 12. Esto tendería a indicar o que los precios del oro han escalado significativamente por encima de los 1.000 dólares la onza, o que los precios del níquel están listos para caer a 8.500 dólares la tonelada", afirmó.

A las 1029 GMT, el oro al contado operaba a 803,30/805,30 dólares la onza, mientras que el níquel cotizaba a 10.550 dólares la tonelada. Esto indica una proporción de alrededor de 13.

La proporción es una ilustración de cómo los metales básicos y preciosos responden al giro a la baja en lo económico, dijo el banco.

Aunque la caída del crecimiento económico recorta la demanda de acero -en que el níquel es un componente clave- el oro y otros metales preciosos habitualmente se desempeñan bien en un ambiente de baja tasa de interés.

"Cuando el crecimiento global está bajo ataque, la relación níquel a oro baja significativamente", dijo Deutsche Bank.

"Desde mayo del 2007, la proporción de precio níquel a oro ha caído desde 70 a 15. Hallamos que ese punto mínimo de la relación de precio níquel a oro ha tendido a estar relacionado con la severidad del giro a la baja del crecimiento mundial", afirmó.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?