| 1/11/2011 9:20:00 AM

No necesitamos rescate: Primer ministro de Portugal

El primer ministro portugués, José Sócrates, salió el martes al paso de los rumores sobre la posibilidad de que su país solicite un rescate internacional, y señaló que no existen planes para esto y que el déficit presupuestario del 2010 fue menor al planeado.

Lisboa.- Sócrates citó datos preliminares que muestran que el déficit presupuestario del 2010 fue menor a la meta del 7,3% del Producto Interno Bruto acordado con Bruselas, lo que implica que el país redujo su déficit en más de dos puntos porcentuales desde el techo alcanzado el 2009 del 9,3% del PIB.

"El país está haciendo su trabajo y lo está haciendo bien (...) Portugal es uno de los países de Europa que más redujo su déficit en el 2010", dijo Sócrates a periodistas.

"Me gustaría señalar que el Gobierno portugués y Portugal no pedirán ningún tipo de asistencia financiera por la simple razón de que no es necesario", agregó.

Portugal es considerado por los economistas como el país con más posibilidades de seguir los pasos de Grecia e Irlanda en la búsqueda de un rescate internacional en la cada vez más profunda crisis de deuda en Europa.

La consejera del banco central de Portugal, Teodora Cardoso, dijo el lunes que sería bueno para Lisboa buscar financiamiento internacional, contrariando la posición oficial.

"Sería más fácil si tuviéramos ayuda internacional porque eso permitiría que el ajuste no sea tan abrupto, pero si lo hacemos por nuestra cuenta, para que los mercados crean en este, tendría que ser brutal", dijo Cardoso, según la agencia de noticias Lusa.

Sócrates dijo que el país se seguirá financiando por sí mismo en los mercados y que tenía confianza en la colocación de bonos del miércoles de hasta 1.250 millones de euros.

"Esta colocación va a salir bien", afirmó.

El mandatario definió la reducción del déficit como "un excelente resultado para Portugal", y dijo que una recaudación mayor a la esperada y un mayor control sobre los gastos crearon un margen positivo en el presupuesto de 800 millones de euros, o del 0,5 por ciento del PIB el año pasado.

La meta para este año es aún más ambiciosa, ya que el Gobierno planea recortar el déficit a un 4,6 por ciento del PIB, tras adoptar una serie de medidas de austeridad como el recorte de los salarios para los empleados públicos y aumentar los impuestos.

REUTERS

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?