| 10/30/2006 12:00:00 AM

No habrá ruptura en política económica brasileña, dice ministro

Tarso Genro, ministro de Relaciones Institucionales y uno de los más cercanos colaboradores del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, afirmó que cuando en el gobierno se habla que ya terminó la "era Palocci", por el anterior ministro de Hacienda, Antonio Palocci, a lo que se refieren es que ya se alcanzó la estabilidad económica y ahora el país precisa pasar a otra etapa.

Brasilia.- La política económica brasileña no sufrirá "rupturas" sino que pasará a una "nueva etapa" en que se combine alto crecimiento de la economía con baja inflación, afirmó el lunes un alto vocero oficial.

Por el trabajo de Palocci, al aplicar un ajuste en los gastos y controlar la inflación, "Brasil alcanzó la estabilidad macroeconómica, un elemento vital para recomponer sus relaciones internacionales, reforzar su mercado externo y tener una política de declive de la tasa de interés" de referencia del mercado, dijo Genro en un encuentro con periodistas internacionales en su despacho en el palacio de gobierno.

En el área económica "no se debe hacer ninguna ruptura, se trata de evolución ya permitida por las condiciones actuales" de la economía del país

Entre esas condiciones, dijo, están las altas reservas internacionales --por encima de los 74.000 millones de dólares-- , una tendencia a la baja de la tasas de interés ubicada actualmente en 13,75%; y un fuerte comercio exterior, con un superávit que sobrepasa los 30.000 millones de dólares en lo que va de año.

Cuando hablamos, indicó, que podemos pasar a una nueva etapa "no estoy diciendo nada más ni nada menos de lo que el Presidente ya dijo: él quiere que su equipo cree condiciones para un crecimiento mínimo de 5% el año que viene".

La economía apenas repuntó 2,3% el año pasado, o menos de la mitad de la tasa de crecimiento de 4,9% del 2004.

 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?