| 7/31/2007 12:00:00 AM

Nicaragua celebra acuerdo con el FMI

El gobierno de Nicaragua se apresta a firmar en septiembre un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que pone énfasis en la reducción de la pobreza y que podría ser un ejemplo para otros gobiernos, dijo el lunes el presidente del Banco Central, Antenor Rosales.

Managua.- "El FMI demostró estar interesado en aprender y que gobiernos de la naturaleza del nuestro aporten y les den elementos que le cambien esa historia que ellos tienen en América Latina y otros países del mundo, donde sus programas no han sido tan exitosos", dijo Rosales.

"Esperamos que cuando este programa tenga éxito, el Fondo pueda decir que tuvieron un programa con un gobierno como el de Nicaragua y nos pusimos de acuerdo en que los elementos sociales son importantes y efectivamente hubo un reducción de la pobreza", agregó.

Rosales dijo que, "podemos decir que es un programa nacional", en que tanto el gobierno como el fondo cedimos".

Añadió que tanto el gobierno del presidente Daniel Ortega como la administración del FMI están totalmente de acuerdo en el documento que debe ser sometido al directorio a más tardar en septiembre.

Agregó que prácticamente no habrá cambios, pero previamente, el Banco Mundial deberá conocer el acuerdo para la aprobación de parte del directorio del FMI.

"Con el Fondo, discutimos políticas y acordamos cifras, pero la manera de hacerlo eso nos pertenece a nosotros", dijo.

El funcionario sostuvo que la estabilidad macroeconómica se mantiene en el país a seis meses del gobierno de Ortega, a pesar de que aún no existe un programa con el FMI, pues el anterior se venció el 12 diciembre pasado casi a la salida del ex presidente Enrique Bolaños (2002-2006).

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?