| 1/27/2011 6:15:00 PM

Neoyorquino pide a Facebook US$500.000 por cerrar su cuenta sin avisarle

Un neoyorquino demandó a la red social Facebook por cancelar en septiembre pasado su cuenta sin avisarle, y pide a la compañía 500.000 dólares y el restablecimiento de la cuenta, según afirma hoy The New York Post en su edición digital.

Nueva York - Mustafa Fteja, que reside en el condado de Staten Island, en Nueva York, explicó al periódico que con esa cancelación le cortaron la comunicación con amigos y familiares de todo el mundo, así como el acceso a sus recuerdos y fotografías.

Fteja descubrió el pasado 24 de septiembre, tras intentar acceder a la página web varias veces, que su cuenta había sido cancelada supuestamente por violar los términos del acuerdo de los usuarios aceptan para crearse un perfil en Facebook.

La red social cancela las cuentas de usuarios que cuelgan contenido inapropiado o son sospechosos de enviar spam, recordó el rotativo, aunque Fteja destacó que él no cometió ninguna infracción, y que si lo hubiera hecho no habría presentado la demanda.

También dijo que presionó a la compañía durante meses para averiguar qué ocurrió con su cuenta, pero que no sirvió de nada. "Llamas y no responden al teléfono. Escribes y no contestan", se quejó.

Además, la demanda recoge que Fteja es musulmán, y acusa a la empresa de discriminación religiosa, y aunque pide una indemnización, el neoyorquino subrayó que no presenta la demanda por dinero, sino "por justicia".

Por otra parte, explicó también al diario que como la web no informó a sus contactos que le habían cancelado la cuenta, muchos asumieron que los había quitado de su lista de amigos.

Según The New York Post, Facebook no respondió a los correos electrónicos del periódico y no hizo ningún comentario sobre el asunto.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?