| 5/10/2007 12:00:00 AM

Negocios por $6.783 millones en ruedas de chatarra

A la fecha se han comercializado 726.1 toneladas de chatarra no ferrosa.

Bogotá.- Entre agosto de 2006, y la fecha, las rondas de negocios de chatarra, organizadas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, han dejado negocios por 6.783 millones de pesos, correspondientes a la comercialización de 726.1 toneladas de este material.

Así lo informó el Ministro del ramo, Luis Guillermo Plata, al hacer un balance de las rondas, diseñadas para establecer un mecanismo permanente de interacción de la oferta y la demanda de chatarra no ferrosa, encaminado a regular el precio y el abastecimiento de esta metaria prima, básica para la cadena productiva del cobre, y el sector de la construcción, entre otros.

Durante las nueve ruedas se han efectuado transacciones de cobre, bronce, latón, aluminio, antimonio, y cinc, dentro de las cuales, el bronce amarillo ha participado con el 68.5% de las transacciones, seguido por el latón con 20%, y el aluminio con el 5.16%. Otros productos transados han sido, antimonio, virutas, cobre rojo, cinc y limalla.

Las rondas de negocios son mensuales y se realizan en la Bolsa Nacional Agropecuaria –BNA-, organismo que dispone de un sistema informático que permite conectar las oficinas de Bogotá con las regionales de la Bolsa en Barranquilla, Medellín, Cali y Manizales, lo cual facilita a los interesados, la participación, sin tener que desplazarse hasta Bogotá.

El problema del desabastecimiento de chatarra se inició en 2003, cuando, dados los altos precios que registraba el mercado internacional, las exportaciones del producto crecieron un 98%, con lo que se generaron problemas de desabastecimiento del mercado nacional.

En ese momento, el Ministerio optó por limitar durante seis meses las exportaciones de chatarra, y, posteriormente, por diferir a 0%, también temporalmente, el arancel para la chatarra de cobre, al tiempo que estimuló la búsqueda de soluciones constructivas entre los agentes del mercado, que les permitiera encarar con eficiencia los efectos de los altos precios internacionales del producto sobre el mercado nacional.

Fue así como se formó un grupo de trabajo con la participación de Andi, Acopi, la Federación de Recicladores Independientes de Colombia –Federincol-, Analdex y algunas empresas consumidoras de chatarra no ferrosa, coordinado el Mincomercio, quien tuvo por tarea estructurar un sistema transparente y confiable que permitiera tanto a consumidores como a comercializadores y exportadores, crear condiciones equitativas de compra y venta de chatarra en el mercado nacional.

Hoy, el mecanismo ha sido aplicado exitosamente por el Ministerio que, en forma temporal, asumió el liderazgo, mientras llega el momento en que la BNA se apropie totalmente del tema, con lo que se estimulará la formalización del sector.

El resultado de la labor desarrollada hasta ahora por el Ministerio, que incluye llevar el registro de las transacciones efectivas y de las no concretadas, así como de los precios resultantes de cada ronda para cada clase de metal negociado, se convierte en un insumo indispensable para los agentes que desarrollan transacciones fuera de las ruedas de negocios. En particular los precios de transacción en bolsa se utilizan por la Comisión de Regulación de Energía y Gas –CREG- para establecer el precio al cual se pagan los cilindros de gas –GLP- objeto de chatarrización, dentro del programa de reposición intensiva de cilindros de servicio domiciliario, organizado por el Gobierno Nacional.

Según Plata, la experiencia ha sido gratificante, y se constituye en un precedente para el momento en el que sea necesario dar solución a situaciones similares, que se puedan presentar en un futuro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?