| 9/28/2006 12:00:00 AM

NAFTA acentuó desigualdades

El tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá ha tenido un "impacto adverso" en la distribución del ingreso, la riqueza y el poder político, según un estudio difundido hoy.

Washington
 
El tratado, conocido como TLCAN o NAFTA, entró en vigencia en 1994 con la promesa de generar buenos empleos y rápido crecimiento para sus socios.

Pero en el estudio, tres economistas independientes de México, Estados Unidos y Canadá dicen que ha promovido más bien una economía integrada "con reglas impuestas por y para el beneficio de la elite política y económica".

El estudio, difundido por el Instituto de Política Económica (EPI), un grupo independiente de investigación de tendencias económicas en Washington, detalla los efectos del tratado en las economías, los trabajadores y mercados laborales de las tres naciones y propone abrir debate sobre su propio futuro.

"Las reglas del NAFTA protegen los intereses de los grandes grupos de inversionistas y socavan los derechos de los trabajadores", afirma Jeff Faux, economista de EPI en la introducción de la investigación.

Esta no es la primera vez que se publica un estudio crítico del NAFTA. Más recientemente los han hecho la Fundación Carnegie y el Banco Mundial.

Carlos Salas, profesor de El Colegio de Tlaxcala, a cargo del capítulo de México en el estudio de EPI, sostiene que el NAFTA ha convertido "el empleo más precario y reducido los salarios" en ese país.

"Los ingresos corporativos han crecido mientras la desigualdad en la distribución del ingreso se ha mantenido volátil", dijo.

Sostiene que de las nuevas plazas asalariadas en México entre el segundo trimestre del 2000 y el segundo trimestre del 2004, sólo el 37% tiene beneficios totales y el 23% no tiene beneficio alguno.

El NAFTA ha incrementado el empleo en la industria maquiladora mexicana donde los salarios son bajos y los beneficios "fluyen mayormente a las grandes compañías, el sector financiero y a un pequeño estrato de trabajadores administrativos y profesionales que ganan altos salarios", afirma Salas.

Salas dice también que el sector agrícola mexicano ha sufrido grandes y continuas pérdidas de empleo, y que la población que se dedicaba a la agricultura ha descendido del 26,8% en 1991 al 16,4% en el 2004.

"El NAFTA debe ser revisado a fin de crear un fondo social que estimule el desarrollo de infraestructura y empleo en el país como un todo y especialmente en las regiones más marginadas de México", dijo Salas.

Propone que la experiencia de México sirva como "alerta de los peligros de cualquier acuerdo comercial bilateral o multilateral similar al NAFTA".

Bruce Campbell, director del Centro Canadiense para Alternativas Políticas, analiza el capítulo de Canadá afirmando que ese país "no ha acortado la brecha" de productividad que lo separa de Estados Unidos, como lo promete el NAFTA en su introducción.

Robert Scott, director de programas de EPI, documenta en el análisis de Estados Unidos el desplazamiento y declinación de la calidad del empleo que NAFTA ha impuesto al país, generando "grandes déficit comerciales con México y Canadá".
 
FUENTE: AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?