| 5/18/2006 12:00:00 AM

Nacional de Chocolates hace compras en Costa Rica

El mayor grupo alimentario de Colombia, Nacional de Chocolates, informó que acordó la compra de la empresa líder del negocio de galletas en Costa Rica.

El mayor grupo alimentario de Colombia, Nacional de Chocolates, informó que acordó la compra de la empresa líder del negocio de galletas en Costa Rica, unidad de la española Ebro Puleva, en un nuevo paso en su plan de expansión por Centroamérica. Chocolates, propiedad del mayor conglomerado del país, el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), no informó el monto de la operación con Ebro Puleva, en un reporte enviado a la Superintendencia Financiera, el regulador bursátil y bancario de Colombia.
 
Por su parte, la mayor empresa de alimentos de España, Ebro Puleva, dijo que está en conversaciones exclusivas para vender por US$205 millones su negocio de jugos y galletas en Centroamérica a un consorcio formado por la colombiana Nacional de Chocolates y Florida Ice & Farm (Fifco). 
 
El comunicado llegado a la Superfinanciera dice que el "Grupo Nacional de Chocolates llegó a un acuerdo con la multinacional española Ebro Puleva para adquirir directa e indirectamente los activos de Pozuelo, compañía líder del mercado de galletas en Centroamérica, con presencia en 16 países de América Central, Norteamérica y el Caribe", agregó Chocolates.
 
"Durante los próximos meses se negociarán, con carácter de exclusividad, los términos de los contratos y demás requisitos legales que permitan el perfeccionamiento de esta adquisición", expresó.
 
Las empresas del GEA, con presencia en 11 países de América Latina y especializadas en los negocios bancario, de alimentos, cementero y comercial, han estado activas en los últimos años para afianzar sus inversiones en el exterior y comprar nuevas plantas, como una manera de diversificar sus ingresos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?