| 10/1/2006 12:00:00 AM

Muro entre EEUU y México podría tener repercusiones ambientales

Los planes para construir una muralla en la frontera de Estados Unidos con México podrían significar la destrucción de costosos proyectos de restauración del medio ambiente y la disminución del turismo y el comercio en el sur de Texas.

El paso, Texas

El Congreso aprobó el viernes una ley de seguridad interna que incluye 1.200 millones de dólares para construir el muro a lo largo de 1.100 kilómetros de frontera.

Los legisladores del oficialismo republicano, entre ellos el líder de la mayoría parlamentaria John Boehner, de Ohio, elogiaron el plan como un "paso gigante" para controlar el flujo de la inmigración ilegal por la frontera con México.

Pero algunos grupos defensores del medio ambiente sostienen que el plan destruiría hábitats y dejaría sin acceso al agua a numerosos animales, incluyendo el ocelote y el jarguarundi, dos especies que ya están en peligro de extinción.

"Ellos van y vienen por el agua", manifestó Mary Lou Campbell, activista de un grupo Sierra Club.

Algunos pájaros que no están en otras partes de Texas o Estados Unidos podrían también perder sus presas o morir, o ser forzados a salir del área en busca de comida, dijo Campbell.

La Asociación de Mariposas de América del Norte, que administra el Parque Internacional de Mariposas en la población fronteriza de Mission, advierte que la muralla podría aislar parte del parque de 29 hectáreas.

"Tendrá un enorme impacto negativo en lo que estamos haciendo", sostuvo Sue Sill, directora ejecutiva del parque. "Setenta y dos acres (29 hectáreas) parece un montón, pero no lo es".

"Queremos que nuestra frontera sea segura, queremos estar protegidos, pero tampoco queremos pasarnos por la borda", manifestó Sill. "Detestaríamos ver la destrucción de lo que ya hemos hecho".

Pero los animales no son la única preocupación en el Valle del Río Grande y el sur de Texas, donde miles de personas cruzan cada día la frontera.

Nancy Millar, vicepresidenta y directora ejecutiva de la oficina de turismo de la Cámara de Comercio de McAllen, dijo que esa localidad es un destino importante de compras de mexicanos. La muralla podría bloquear el tráfico económico del que depende la comunidad.

"Toda la idea del muro va a dar una impresión negativa de nuestra hospitalidad aquí", expresó. "Depende de dónde sea construida, ¿pero cómo harían los mexicanos para no sentirse indeseados en nuestro país?".

Una impresión negativa podría también obstaculizar al eco-turismo y alejar a los jubilados del norte del país que llegan al sur de Texas en el invierno por las temperaturas más templadas.

"De cualquier manera que uno lo vea, es mala noticia para la frontera", declaró Millar.
 
FUENTE: AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?