| 7/21/2007 12:00:00 AM

Murdoch insiste en el Dow Jones, pero compra parece dificultarse

Los Bancroft son dueños del 25% de la empresa pero controlan el 64% de las acciones con derecho a voto gracias a una clase especial.

NUEVA YORK_ Hace unas semanas, parecía inevitable para muchos que Rupert Murdoch lograría adquirir la empresa Dow Jones & Co., editora del diario financiero The Wall Street Journal.

Empero, con la súbita renuncia de un director en protesta por la operación con la News Corp. y más indicios de desacuerdos en la familia que controla el Dow Jones, ese resultado parece ahora menos cierto al concluir el proceso de un mes.

La operación por el Dow Jones comenzará el lunes, cuando los accionistas mayoritarios de la empresa, la familia Bancroft, serán informados sobre la oferta de 5.000 millones de dólares aprobada el pasado martes por el consejo de administración del Dow Jones. Tras ello, decidirán la suerte de la empresa en unos pocos días.

Pronosticar la decisión que adoptará la familia Bancroft es cada vez más difícil _ hasta el punto de que el propio Murdoch dijo a The Associated Press la semana pasada en una conferencia de medios informativos efectuada en Sun Valley, en el estado de Idaho, que los Bancroft "siguen cambiando de opinión".

Además, la animosidad contra Murdoch entre los Bancroft seguramente será avivada por la súbita renuncia el jueves por la noche de Dieter von Holtzbrinck como director del Dow Jones.

Von Holtzbrinck dijo en su carta de renuncia que aunque la oferta de Murdoch es "muy generosa y términos financieros", le "preocupa mucho" que la calidad e integridad periodística del Dow Jones bajo Murdoch se vean afectadas.

Los Bancroft son dueños del 25% de la empresa pero controlan el 64% de las acciones con derecho a voto gracias a una clase especial.

 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?