| 6/18/2011 11:20:00 AM

Mugabe solicita a Sudáfrica un plan de rescate de 50 millones de dólares

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ha solicitado al Gobierno Sudáfricano un préstamo de 50 millones de dólares para rescatar la maltrecha industria zimbabuense, informa el diario oficial Herald.

El presidente de Zimbabue solicitó la ayuda a su homólogo sudafricano, Jacob Zuma, durante una reunión mantenida el pasado viernes, según el diario zimbabuense. "La cifra de 50 millones de dólares (341 millones de rands) se ha barajado como un posible plan de rescate", explicó al Herald George Charamba, ministro de Información de Zimbabue.

El préstamo estaría encaminado a reflotar empresas del polo industrial de Bulawayo, segunda ciudad del país, según la información publicada hoy por el rotativo zimbabuense.

Charamba aseguró que el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, "se mostró dispuesto a buscar la manera de hacer posible la ayuda".

La economía de Zimbabue lucha por recuperarse tras una década de inestabilidad política que terminó en 2009 con la formación de un gobierno de unidad nacional entre el partido de Mugabe y sus adversarios de Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), que encabeza el actual primer ministro Morgan Tsvangirai.

A principios de este mes, el presidente anunció que 10 factorías de Bulawayo tuvieron que cerrar y otras tantas más estaban amenazadas de correr la misma suerte debido a la imposibilidad del gobierno de aportar capital.

Mugabe acusó al ministro de Finanzas, Tendai Biti, del MDC, de impedir la financiación de las empresas; una tesis rechazada por el ministro, que asegura que el país no puede asumir el aumento salarial de los funcionarios y las ayudas industriales.

 

(EFE)


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?