| 12/21/2006 12:00:00 AM

Morales quiere acuerdo con Chile antes del 2010

Para ello se propone previamente alcanzar acuerdos internos antes de encarar una negociación formal con Santiago, pero no mencionó fechas y tampoco la estrategia que podría plantear Bolivia.

La Paz.- El gobierno del presidente Evo Morales espera alcanzar un acuerdo con Chile sobre la demanda boliviana de una salida al mar antes de que finalice su gestión en 2010, informó el canciller David Choquehuanca.

El canciller dijo el jueves a radio Erbol que las conversaciones avanzan en "un ambiente amigable... no hablamos de reivindicación marítima porque esos supone recuperar territorios y eso no es realizable, hablamos de reintegración marítima" y eso requiere de consensos internos, dijo.

Señaló que está convencido de que "si seguimos, alcanzaremos nuestro sueño de alcanzar las costas del Pacífico".

Reconoció que aunque Bolivia y Chile no mantienen vínculos a nivel de embajadores desde 1978, la relación con Santiago "es la más importante y también la más delicada" y aseguró que "en algún momento" tendrán que restablecer sus embajadas.

Las relaciones con Santiago mejoraron desde la visita a La Paz del ex presidente Ricardo Lagos en enero para la asunción de Morales y mejoraron muchos más con los sucesivos encuentros entre el mandatario y su colega chilena Michelle Bachelet, dijo.

Para Choquehuanca, la demanda marítima está "por primera vez" en la agenda de los dos países, "pero ese tema tiene que ser desglosado".

No obstante, subrayó que "no hay forma de alcanzar un acuerdo energético (venta de gas), si no hay un acuerdo en el tema marítimo".

"Ellos (chilenos) tienen problemas energéticos. El presidente Morales ha dicho que quiere compartir los recursos naturales, pero el gesto de buena voluntad tiene que ser recíproco", indicó.

 
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?