| 10/5/2010 4:40:00 PM

Moneda brasileña se revalúa pese a impuesto sobre dólar

La moneda brasileña, el real, se valorizó fuertemente el martes frente al dólar estadounidense, un día después de que el gobierno duplicó el gravamen sobre la entrada de la divisa norteamericana.

Brasilia.- El dólar norteamericano se cotizaba cerca del cierre del mercado cambiario la tarde del martes a 1,67 reales por unidad, una depreciación de 1,3% desde la víspera, con lo que la moneda brasileña acumuló una revaluación de casi 30% en el último mes.

La depreciación del dólar a los niveles más bajos de los últimos dos años se dio pese a que la víspera el ministro de Hacienda, Guido Mantega, anunció un aumento a 4%, desde 2%, del impuesto sobre operaciones financieras (IOF) sobre la entrada de dólares para operaciones de corto plazo.

Tal medida pretendía frenar el ingreso de dólares al mercado brasileño que ha provocado la apreciación del real, una fuente de preocupación para empresarios y gobierno porque mina la competitividad de las exportaciones y abarata las importaciones al mercado local.

Empresarios advirtieron que el aumento del IOF es una medida adecuada pero insuficiente para contener la apreciación del real.

"El gobierno se valió de un recurso ágil frente a un escenario internacional de gran flujo de recursos externos al país, pero no es una solución definitiva. Hay mucho espacio para otras medidas de contención de la apreciación del real", declaró Flavio Castelo Branco, dirigente de la Confederación Nacional de la Industria.

Mantega reclamó que países como Japón y Estados Unidos han provocado una "guerra cambiaria" al adoptar medidas que provocan la depreciación de sus monedas para mejorar su competitividad internacional.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?