| 6/17/2010 12:00:00 PM

Mockus aún sueña con ganar la presidencia de Colombia

El candidato del Partido Verde, Antanas Mockus, fue el fenómeno de la campaña presidencial para la primera vuelta de mayo. Lo fue, literalmente.

Bogotá  — Primero fue su meteórico ascenso en las encuestas a partir de marzo, al repuntar de 3% a más de 30%. Fue considerado el fenómeno político: las encuestas vaticinaban un "empate técnico" entre Mockus y Juan Manuel Santos, el abanderado oficialista. El resultado electoral fue de sorpresa: Santos, sacó más de 20 puntos de ventaja.

El descenso fue explicado por Mockus recurriendo al lenguaje futbolístico para aludir a errores en la campaña electoral.

"Obviamente, las encuestas nos hicieron soñar... En tono de chiste he dicho que en el movimiento verde hay un pequeño departamento de autogoles que yo encabezo", dijo Mockus.

El 46,5% de los votos de Santos, y el 21,5% de Mockus los llevó a la segunda vuelta del domingo porque la ley colombiana dice que el ganador debe conseguir más del 50% de los sufragios para ganar en primera ronda.

votos, Santos y Mockus deben medirse en una segunda vuelta el 20 de junio.

El ganador asumirá el cargo el 7 de agosto de manos del presidente Alvaro Uribe.

"No había visto a una gente hacer una campaña tan buena, en abril, y nunca había visto a alguien hacerlo tan mal" después, dijo León Valencia, de la no gubernamental Corporación Nuevo Arco Iris.

Además "los adversarios supieron aprovechar sus errores", agregó.

A la suma de errores --como anuncios de Mockus de que aumentaría los impuestos, en un país que ya tiene un desempleo de 12% por datos oficiales y de 14% según analistas-- se sumó, dijo Valencia, la fortaleza de la "maquinaria" electoral de sus rivales, es decir, la representación que tiene el oficialismo en las regiones, mientras que los verdes carecen de cualquier figuración en concejos municipales, alcaldías y gobernaciones.

Un sector de la población vio en Mockus, reconocido por su limpieza administrativa, como una opción.

Pero luego vino una seguidilla de errores con confusas declaraciones sobre distintos temas y Mockus, un hombre de cabello gris y lentes, dio la impresión de ser inseguro.

Nacido en Bogotá el 25 de marzo de 1952 en el seno de un matrimonio de inmigrantes lituanos, Mockus es recordado como el hombre que siendo rector de la Universidad Nacional (1991-1993) se bajó los pantalones y les mostró su trasero a estudiantes que le chiflaban en una reunión.

Obligado a renunciar por esa acción, Mockus, quien habla francés e inglés con marcado acento, entonces ganó fama local y se lanzó con éxito a la campaña electoral por la Alcaldía de Bogotá, que consiguió en 1994.

En abril de 1997, Mockus renunció a la alcaldía para competir en la elección presidencial del año siguiente, pero más tarde se unió como fórmula vicepresidencial a la ex canciller Noemí Sanín, sin lograr el éxito electoral.

Mockus volvió por sus fueros y ganó por segunda vez de la alcaldía capitalina en octubre del 2000.

Casado con la trabajadora social Adriana Córdoba y con cuatro hijos, buscó nuevamente la candidatura presidencial y lanzó en 2006 un movimiento independiente, pero perdió.

Mockus ni aparecía en los radares políticos cuando junto a otros dos ex alcaldes de Bogotá y uno de Medellín, Sergio Fajardo, se lanzó el año pasado a hacer política. Fajardo es su fórmula vicepresidencial.

Los verdes sorprendieron en la elección legislativa de marzo pasado y consiguieron cinco senadores.

Sin embargo, el resultado de la primera vuelta presidencial les resultó sorpresivo.

Pero Mockus ha dicho que siempre hay que atreverse a soñar y si a inicios de año nadie apostaba a que consiguieran tres millones de votos, tampoco nadie puede descartar que logren imponerse a su rival. "Si lo soñamos, lo logramos".

 (AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?