| 8/31/2010 3:15:00 PM

Misión japonesa en Colombia

Con el fin de adelantar proyectos en ciencia y tecnología y de formación posgradual, la UN recibió una misión japonesa de las universidades de Ciencia y Tecnología Marina de Tokio y la Tohoku.

En el acto de instalación, el rector de la UN, Moisés Wasserman, exaltó la importancia de esta visita. “Es una misión muy importante de dos universidades muy involucradas en investigación marina. Nosotros estamos en la apertura del Doctorado en Ciencias del Mar y, por otro lado, consolidando la Sede Pacífico, que a ellos les interesa mucho. Yo creo que vamos a poder establecer relaciones para trabajar en conjunto y sacar adelante importantes proyectos”, dijo.

Son varios los acercamientos previos que se han realizado entre estas universidades japonesas y la UN. Hoy, logró concretarse la visita de esta misión. “Las expectativas son conocer a muchas personas y discutir de los temas por los cuales venimos a Colombia. Después, llevaremos estos temas a las universidades en Japón y los discutiremos allá. Si es posible, nos gustaría aceptar algún estudiante en una de nuestras universidades”, señaló Masanori Ito, de la Universidad de Ciencia y Tecnología Marina de Tokio (Tumsat).

A pesar de las prevenciones que en Japón existen frente a Colombia, se han logrado identificar proyectos conjuntos y tomar decisiones como la del viaje de los japoneses al país. “Ellos no solo piensan en el encuentro inmediato, sino en cómo el Japón puede responder. Eso es muy interesante porque ellos ya han examinado medios económicos o posibilidades para que estudiantes o profesores colombianos puedan ir al Japón y hacer planes de doctorados conjuntos, lo cual es muy interesante”, afirmó Óscar Arenales, profesor de la Tumsat.

Uno de los temas que más atrae el interés de ambas partes es el de ciencias del mar. Teniendo en cuenta que la Universidad Nacional tiene presencia en zonas como el Pacífico y el Caribe, la investigación y el trabajo conjunto se facilitaría. “Yo creo que es un magnífico paso para entablar relaciones con los japoneses en toda la parte del mar. Ellos tienen una gran experiencia, un nivel tecnológico muy alto, y nosotros en Colombia tenemos igual territorio en tierra que en mar, y no lo hemos visto como algo importante. Si no lo hacemos ahora, vamos a desperdiciar una gran cantidad de posibilidades”, dijo el científico colombiano Jorge Reynolds.

Así mismo, hay otros temas que se están contemplando para trabajar en conjunto, como el de diseño urbano. “Cuando llegué al laboratorio, me presentaron un proyecto, llevado a cabo por el laboratorio, en el campus de Tumaco, que era típico en esa región (las construcciones palafíticas) y estoy interesado en este proyecto. No sé si como japoneses podremos contribuir, debido a que ustedes tienen también muy buenas habilidades para diseñar estos edificios”, expresó Elji Harada, de la Universidad Tohoku.

Ruby Montaño, directora de Relaciones Internacionales del Icetex, destacó esta misión académica. “El Icetex quiere brindar apoyo financiero a las universidades colombianas, en especial, en este momento, a la Nacional y Unillanos, con este tipo de acercamiento en tecnología, en transferencia de conocimiento entre Japón y Colombia, para desarrollar proyectos conjuntos, en beneficio de todo el tema de investigación, de los estudiantes colombianos y de movilidad académica, entre docentes e investigadores de los dos países”, comentó.

La misión japonesa –que a su llegada a Colombia visitó el Claustro San Agustín de la UN, un lugar patrimonial, emblemático de la cultura colombiana– visitará esta semana otras sedes de la Universidad Nacional: Caribe, Amazonia y Tumaco-Pacífico. El objetivo es poder establecer convenios en beneficio de la investigación y la educación de los países.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?