| 6/9/2009 12:00:00 AM

Ministros de Finanzas de U.E. respaldan reforma de supervisión

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea respaldaron una reforma a la supervisión financiera de la UE el martes, pero dejaron algunas facultades clave de los nuevos organismos de supervisión y el rol exacto del BCE para que fueran discutidas por los líderes de la UE la semana próxima.

LUXEMBURGO - La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la U.E., ha propuesto establecer dos nuevos organismos de supervisión para hacer más seguros a los mercados para los inversores, por medio de la aplicación de lecciones aprendidas de la crisis del crédito.

El primer organismo, denominado la Junta de Riesgo Sistémico Europea (ESRB, por sus siglas en inglés), vigilaría cualquier atisbo de riesgos en el sistema financiero que pudieran amenazar su estabilidad.

La Comisión ha propuesto que el Banco Central Europeo encabece este consejo, pero Gran Bretaña se ha opuesto históricamente a eso, temiendo que le daría demasiado poder al BCE sobre la ciudad de Londres -el principal centro financiero de Europa y una fuente de impuestos importante para Gran Bretaña.

Los ministros acordaron que la ESRB estaría encabezada por el presidente del BCE o por uno de los gobernadores de bancos centrales de los 27 miembros de la UE, dijo una fuente de la presidencia checa.

Dependería de la junta de la ESRB, compuesta principalmente por banqueros, elegir al presidente, dijo la fuente.

Pero el comisario de Asuntos Monetarios y Económicos de la U.E., Joaquín Almunia, dijo en una conferencia de prensa tras la reunión de los ministros que estaba confiado en que la propuesta de la Comisión prevalecería.

"Estoy totalmente convencido de que el Consejo de la U.E. apoyará la propuesta de la Comisión (de que el BCE encabece la ESRB para supervisión prudencial macro)", dijo.

Este organismo sería llamado Autoridades de Supervisión Europeas (ESA) y, según la Comisión y la mayoría de los países de la U.E. debería tener también el poder de tomar, en una crisis, decisiones de emergencia, como la prohibición de una venta corta.

PREOCUPACION ACERCA DE SOBERANIA FISCAL

Pero Gran Bretaña, Eslovaquia, Eslovenia y Rumania estuvieron en desacuerdo con los otros, temiendo lo que tales poderes de las ESA pudieran vulnerar a la soberanía de la política fiscal nacional, que es el dominio únicamente de los parlamentos nacionales, dijo un fuente de la presidencia checa.

"(Ellos) no están de acuerdo con este enfoque, ya que piensan que podría vulnerar las responsabilidades fiscales de sus estados miembros", indicó un documento que resumía el estado de las negociaciones.

Los ministros de la U.E., por lo tanto, dejaron a los líderes de la U.E., que se reúnen el 18 y 19 de junio, la responsabilidad de decidir sobre el controversial tema.

"Lo que nos preocupa, con lo que no podríamos vivir, era un propuesta por la cual habría un acuerdo alcanzado por reguladores a nivel europeo que tendría consecuencias tributarias a nivel nacional para los Gobiernos", dijo el Ministro de Hacienda británico, Alistair Darling, a la prensa.

"En otras palabras, podrían haber sido capaces de decirle a un Gobierno 'tienen que hacer algo acerca de un banco', por lo que ese Gobierno habría tenido que pedir a sus contribuyentes que colaboraran", dijo.

"Hay un principio aquí: que la tributación es claramente un tema para los estados miembros. No es un asunto de la Unión Europea", agregó.

Los ministros acordaron que la supervisión diaria de las firmas financieras seguiría con los supervisores nacionales, tal como fue propuesto por la Comisión.

Los ministros de Finanzas de la U.E. dijeron que la intención era tener al nuevo sistema de supervisión totalmente implementado en el curso del 2010, después de que la Comisión presente las propuestas legislativas necesarias para comienzos del otoño (boreal) 2009 a más tardar.

 

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?