| 6/8/2009 12:00:00 AM

Ministros de Finanzas de la U.E. apuntan a controlar déficit

Los ministros de Finanzas de Europa se disponen a renovar un compromiso para la reducción de los déficit fiscales una vez concluya la recesión, durante las conversaciones que comenzaron el lunes en Luxemburgo.

LUXEMBURGO - Como consejo a los líderes de la Unión Europea que se reúnen la próxima semana, los ministros tienen previsto decir que los gastos en estímulos implementados hasta ahora son suficientes y que los Gobiernos deben tratar de alinear las finanzas públicas con las normas de la Unión Europea una vez tenga lugar la recuperación

"Con el panorama económico y presupuestario proyectado por la Comisión (Europea) a comienzos de mayo, no se deberían entregar mayores estímulos presupuestarios y la atención debería cambiar hacia la consolidación, manteniendo el ritmo con la recuperación económica", indicó un borrador del informe que será adoptado por los ministros el martes en Luxemburgo.

"Existe una necesidad clara para una estrategia de salida creíble y confiable, entre otras cosas mediante la mejora del marco de trabajo fiscal en el mediano plazo", dice el borrador obtenido por Reuters.

Los ministros de los 16 países de la zona euro se reúnen el lunes para sostener conversaciones regulares que se ampliarán a los 27 miembros de la Unión Europea el martes.

CONFUSIÓN FRANCESA

Sin embargo, aún había cierta confusión en el ambiente por la entrevista publicada la semana pasada por un periódico en donde la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, parecía sugerir que el déficit provocado por gastos relacionados con la crisis deberían tener un tratamiento especial en las leyes de presupuesto de la UE.

"Yo estaría muy molesto si la credibilidad del Pacto de Estabilidad y Crecimiento son cuestionadas o puestas en duda", dijo el ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrueck, al ser consultado sobre estos comentarios.

Por su parte, el ministro de finanzas de Holanda, Wouter Bos, advirtió sobre la manipulación de las normas.

"Yo creo que deberíamos ser cuidadosos para no hacer las cosas más complicadas de lo que ya son. Necesitamos un pacto fuerte, creíble y fácil de implementar", dijo a su llegada a Luxemburgo.

"Yo no creo que deberíamos complicarlo, eso casi nunca lo hace más creíble", agregó.

El pacto de estabilidad establece que los déficit fiscales no deben exceder el 3% del Producto Interno Bruto. Sin embargo, éste fue adaptado en el 2005 para permitir superarlo en circunstancias excepcionales, una dispensa que están adoptando los Gobiernos al tiempo que tratan de salir de la recesión mediante el gasto.

Sin embargo, la semana pasada, Lagarde parecía estar buscando mayores márgenes.

Según el periódico alemán Financial Times Deutschland, Lagarde dijo: "Estos déficit causados por la crisis, que también conducen a deudas relacionadas con la crisis, en mi opinión, deberían ser manejados por separado".

A su llegada a Luxemburgo, Lagarde evitó referirse al tema.

El documento que los ministros deberán firmar decía que el apoyo presupuestario a la economía del bloque de 27 países representó un 5 % del PIB de la UE.

De este monto, 1,8 % corresponde a medidas de estímulo discrecionales, mientras que el resto corresponde a los denominados estabilizadores automáticos: gastos en seguridad social que aumentan cuando el crecimiento económico se desacelera.

Según proyectó la Comisión Europea, el saldo negativo de presupuesto para los 16 países de la zona euro alcanzará un 5,3 % este año y un 6,3 % en el 2010, desde un 1,9% en el 2008.

De acuerdo con la misma proyección, en toda la Unión Europea el déficit aumentará a un 6,0 % este año y a un 7,3 % en el 2010, a menos que haya un cambio de políticas, desde un 2,3 % en el 2008.

 

 

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?