| 12/23/2010 10:20:00 AM

Ministro de Hacienda reafirma que 2011 será "un año de ajuste" en Brasil

El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, quien seguirá en el cargo en el Gobierno de la presidenta electa, Dilma Rousseff, reafirmó hoy que 2011 será "un año de ajuste" para la economía del país, pero con "crecimiento fuerte".

Brasilia.- Mantega reiteró a periodistas que la intención de Rousseff, quien recibirá la presidencia brasileña de manos de Luiz Inácio Lula da Silva el próximo 1 de enero, es "contener el gasto" público, pero sin que eso afecte a los programas sociales implantados en el país desde hace ocho años.

El ministro admitió que existe cierta preocupación con la tasa de inflación, que este año se calcula que cerrará en 5,9%, dentro de la meta trazada por el Gobierno del 4,5%, con un margen de dos puntos porcentuales por encima o por abajo.

No obstante, sostuvo que el aumento de la inflación en los meses pasados responde a alzas puntuales de los precios de los alimentos y no supone un "problema estructural de la economía" brasileña.

"El problema está muy bien detectado", dijo el ministro, quien atribuyó a los aumentos de precios de las materias primas el repunte que la tasa de inflación ha tenido en Brasil.

"Cuando bajen los precios de los alimentos y de las materias primas, bajará también la tasa de inflación", aseguró.

Asimismo, reiteró sus cálculos de que la economía del país tendrá este año un crecimiento cercano al 8% y que el ritmo decrecerá algo durante 2011, para cuando previó una expansión del 5%.

Según Mantega, 2011 "será un buen año" para Brasil y el Gobierno de Dilma Rousseff "seguirá haciendo lo mismo que se está haciendo" actualmente, porque la economía "está bien encarrilada".

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?