| 3/16/2011 11:20:00 AM

Ministro argentino reconoció en privado ser "pro Estados Unidos"

El ministro argentino de Economía, Amado Boudou, uno de los más influyentes del Gabinete de Cristina Fernández, reconoció en privado su admiración por Estados Unidos, según cables diplomáticos filtrados por Wikileaks.

Buenos Aires - Boudou se definió como "desenfadadamente pro-Estados Unidos" aunque admitió que debía "ser cuidadoso de minimizar eso públicamente" durante una reunión que mantuvo con la embajadora estadounidense en Buenos Aires, Vilma Martínez, en noviembre de 2009.

En ese encuentro, según cables filtrados por Wikileaks y divulgados hoy por medios locales, el ministro argentino le confesó a la diplomática su afición por "esquiar cada temporada en Aspen (Colorado) y surfear en las playas del área de San Diego" (California).

Llegó incluso a declararse "fan" de la Liga de Fútbol Nacional estadounidense.

Además, Boudou admitió que el gobierno de Fernández "no está en posición" de afrontar algunos temas polémicos de su política económica, como la inflación y el desgaste del organismo oficial encargado de su medición -el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec)-, porque "hacerlo implicaría un enorme costo político".

El descrédito del Indec y la desconfianza de los valores oficiales de inflación se han convertido en uno de los principales problemas para el gobierno de Cristina Fernández.

Durante el encuentro, Boudou pidió también a Martínez que se incluyera a Argentina en el itinerario de la próxima gira latinoamericana del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El Gobierno argentino ha restado importancia públicamente al hecho de que Obama, que comenzará su gira el próximo día 19, no vaya a visitar Argentina.

Sí visitará a dos de los vecinos de Argentina: Brasil y Chile, además de El Salvador.

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?