| 2/16/2010 2:20:00 PM

Ministerio Defensa colombiano dice desconocer caso de cohetes

El ministro de Defensa Gabriel Silva aseguró el martes que su despacho carece de informes que confirmen que las guerrillas de las Farc tendría en su poder cohetes antiaéreos de fabricación rusa, aunque sí conocen de un viejo "anhelo" de los rebeldes por conseguir armas de mayor capacidad.

Bogotá — "No tenemos ninguna información de inteligencia, ningún reporte al respecto", dijo Silva consultado por la AP a la salida de una reunión en el ministerio.

"Sí sabemos que desde hace años hay un anhelo de las Farc de contrabandear armas de mayor capacidad", agregó el ministro al comentar reportes del diario El Nuevo Herald publicados en la jornada en torno a que las guerrillas habrían conseguido, a través de traficantes de armas peruanos y ecuatorianos, por lo menos cuatro cohetes antiaéreos de fabricación rusa Strela e Igla entre mayo y octubre del 2008 y otros tres en el 2009.

En julio pasado, el gobierno de Suecia, tanto como antes el de Bogotá, había confirmado su pedido de explicaciones a Venezuela para saber cómo lanzacohetes AT-4 antitanques de fabricación sueca habían llegado a manos de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Tres de esos lanzacohetes AT-4 fueron encontrados en octubre del 2008 en una incursión militar colombiana a un campamento de un jefe rebelde conocido como "Jhon 40" y el gobierno de Colombia pidió después a Suecia confirmar si habían sido o no vendidos tales equipos a las fuerzas militares de Venezuela en los años 80.

El gobierno de Caracas negó haber entregado esos equipos a los insurgentes.

Los lanzacohetes AT-4 carecen de la precisión y alcance de un arma tierra-aire y no hay evidencia que las Farc los hayan utilizado de forma ofensiva.



(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?