| 8/28/2007 12:00:00 AM

Miles sin ayuda tras terremoto en Perú

En tanto, el presidente Alan García pidió el martes a las empresas privadas "adelantar las inversiones" como medio para impulsar la ayuda para las decenas de miles de damnificados de la zona.

Lima.- Miles de sobrevivientes del terremoto que asoló el sureste peruano viven en condiciones precarias, sin recibir ninguna ayuda y con necesidad de recibir tratamiento sicológico, alertó el martes la organización Médicos Sin Fronteras y la Cruz Roja.

Aunque el auxilio ha llegado a Pisco, e Ica, ciudades arrasadas por el sismo de 8 grados del 15 de agosto, Médicos Sin Fronteras envió el martes un comunicado a la AP en el que alertó que "decenas" de pequeños poblados se mantenían aislados y sin ayuda de ningún tipo, y sus residentes se encontraban durmiendo a la intemperie, apenas con agua o apenas comiendo algo.

"Es increíble ver a gente durmiendo bajo árboles, sin nada, cubiertos tan solo con ropas, soportando el frío", dijo a la AP telefónicamente el vocero de esa organización, Francois Dumont.

"Me he conmocionado al ver la situación del pueblo de Guadalupe (en los alrededores de Pisco), parece como si el terremoto hubiera ocurrido hace apenas un día", indicó en un comunicado Luis Encinas, coordinador de emergencias de Médicos Sin Fronteras.

Encinas, explicó que en Guadalupe, una de localidad de 10.000 personas, que rodea a Pisco, "95% de las casas están destruidas, o severamente dañadas, y la gente está viviendo en las calles en condiciones terriblemente antihigiénicas... Ninguna ayuda ha llegado a Guadalupe, pese a que la cruza la autopista Panamericana".

"Más de 10 días después tras no recibir ayuda, esta gente está sufriendo de extrema ansiedad", indicó el comunicado, al explicar que la organización está ofreciendo ayuda sicológica a los pobladores, que se mantienen en pánico apenas se siente otra réplica.

Esa organización dijo haber recorrido la zona el lunes.

Desde el día del temblor, en el que murieron al menos 540 personas, más de 1.500 heridos, y decenas de miles de damnificados, miles de hogueras alumbran por la noche los desérticos cerros que rodean a Pisco, donde habitan centenares de familia, sin agua o luz eléctrica, y sin recibir agua o alimentos de la ayuda humanitaria que se ha centrado en Pisco o en Ica.

Cientos de niños, con sus madres, ancianas cargando bebés, se mantenían a lo largo de la Panamericana, a la espera de cualquier tipo de ayuda de parte de los pasajeros de automóviles o autobuses que transitan por el lugar.

Jesús López, español, parte de la Cruz Roja internacional, en una conversación telefónica con AP desde los alrededores de Ica, alertó que la ayuda para "miles de personas es totalmente ineficiente, hay mucha gente viviendo en la intemperie".

En tanto, el presidente García, pidió el martes a los empresarios "adelantar" sus inversiones para evitar que el crecimiento económico del país, que en el 2006 fue del 8%, se vea seriamente afectado por los efectos colaterales del sismo, que dejó sin empleo a un número todavía no cuantificado de personas, pero en cifras preliminares organismos del estado han hablado de por lo menos 50.000.

"Hay que trabajar más, invertir más, y generar más empleo, que es la mejor manera de responder a los desastres naturales", dijo el mandatario.

El gobierno ha creado el Foro de Reconstrucción del Sur (Forsur), y designó al empresario Julio Favre como presidente del organismo, encargado de diseñar y ejecutar un plan para impulsar la restauración en la zona.

Las críticas negativas a la Defensa Civil de Perú se han incrementado estos dos días, al ser evidentes la deficiencia que ha tenido ese organismo en su reacción y organización por el desastre, mientras cientos de toneladas de ayuda se mantienen en bodegas, aeropuertos, o bodegas, sin llegar a los afectados.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?