| 3/1/2006 12:00:00 AM

Microsoft ofrece computadora ultracompacta

Microsoft Corp. presentó el jueves una computadora ultracompacta llamada en clave Proyecto Origami, del tamaño de un libro y provista de su sistema operativo Windows XP.

La computadora inalámbrica tiene las mismas funciones que una de mesa pero sin teclado. Pesa 1,14 kilos y tiene una pantalla de 17,78 centímetros activada al tacto y un espesor de 2,54 centímetros.

"Abre toda una gama de nuevas posibilidades a los usuarios" de computadoras personales, dijo el vicepresidente de la División de Plataformas Móviles de Microsoft, Bill Mitchell.

El nuevo modelo fue presentado en la feria CeBIT, un acontecimiento tecnológico anual efectuado en Hanover, durante el discurso del ejecutivo de la firma Intel Corp. Christian Morales. Intel fabrica los chips Celeron M y Pentium M.

Hasta ahora sólo tres empresas _ Samsung, Asus y la china Founder _ han construido modelos utilizables de Origami. Los primeros serán puestos a la venta en abril.

Sin embargo, el nuevo modelo no será llamado Origami por ser considerado un nombre de mercadeo en la tecnología Microsoft.

La empresa decidió llamarlo "Ultra-Mobile PC", dijo Mika Krammer, directora de mercadeo de Microsoft-Windows.

El nuevo producto funcionará con el mismo sistema operativo que los computadores grandes de mesa, y con un nuevo soporte lógico llamado Windows Touch Pack. Posteriormente los nuevos modelos tendrán el software llamado Windows Vista, una versión de la nueva edición de Windows que saldrá a la venta en el segundo semestre del año.

Aunque Microsoft no fabrica la máquina, adoptó un papel puntero desde el principio.

"Hicimos algo más que aportar el software", afirmó Krammer. "Obtuvimos el primer prototipo hace nueve meses y comenzamos a trabajar con nuestros socios desde el principio".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?