| 8/28/2012 11:00:00 AM

México tiene "oportunidad histórica" de alcanzar a países desarrollados

México está ante una "oportunidad histórica" de avanzar económicamente para alcanzar o "cerrar distancias" con los países desarrollados, dijo hoy el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el mexicano José Ángel Gurría.

México. El titular de la OCDE, formada por 34 Estados, recordó que el principal desafío de México es superar el bajo crecimiento económico, que ha sido de 2,8 % en los últimos 15 años, con un per cápita de sólo 1,4 %, mientras que la productividad se redujo 1,4 %.

"La agenda del cambio ya no puede frenarse ante las restricciones que nos impone la realidad de hoy (...) hay que ir más allá y eliminar o cuando menos atenuar dichas restricciones; este será el gran mandato del nuevo Gobierno", afirmó Gurría ante un grupo de empresarios mexicanos.

Una vez que el Tribunal Electoral avale o invalide las elecciones del 1 de julio pasado, comenzará un periodo de tres meses con un Congreso en funciones "en que se puede y debe iniciar el proceso para lograr los acuerdos, ya sea por consenso o, si esto no fuera posible, por mayoría, para promover la agenda de cambio que hemos esbozado", dijo.

Destacó que, según la OCDE, conocido como "club de los países ricos", México es capaz de elevar su crecimiento económico "a cerca de 4 %, en contraste a un 3 % actual", aunque sólo se logrará mediante "un programa moderado" de reformas que alienten la productividad.

Recomendó a México impulsar las reformas estructurales que permitan cambiar la estructura de los incentivos económicos para promover la competencia, la apertura y la productividad.

Enumeró diversas propuestas de reforma, empezando por un profundo cambio fiscal que elimine la dependencia de los ingresos petroleros, que amplíe la base de recaudación del IVA y el ISR, elimine los subsidios regresivos, simplifique el régimen tributario y eleve la capacidad recaudatoria de los estados y municipios.

Además, sugirió elevar el gasto social, que excluyendo la educación representa alrededor de un tercio del promedio de los países de la OCDE, es decir 7,5 % contra 21 % del producto interno bruto (PIB).

También insistió en la necesidad de modificar la legislación laboral para hacerla "más moderna, incluyente y equilibrada", que agilice la contratación y despido, con libertad y transparencia sindical y con planes de protección al desempleo.

Asimismo, se pronunció por elevar la productividad mediante el impulso a la educación y capacitación, y lograr un sistema educativo de vanguardia.

También por impulsar el desarrollo de la tecnología como un factor determinante para impulsar la productividad y crear un sistema nacional conectado a las cadenas productivas globales que facilite la comercialización de la investigación pública y promueva incentivos para la innovación empresarial.

Abogó por aprobar una reforma energética con una visión intergeneracional que promueva un consumo y producción eficientes y contemple mayores niveles de inversión privada en la extracción de petróleo en aguas profundas y en la exploración de yacimientos.

Gurría insistió en la necesidad de garantizar la competencia y la certidumbre jurídica, así como combatir la corrupción que debilita la recaudación de impuestos y frena la aplicación de los cambios inaplazables.

Finalmente, ante los reclamos de la izquierda que pide anular las elecciones presidenciales, que ganó el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, Gurría se sumó a las voces que exhortan al respeto de la voluntad popular expresada en los comicios y al dictamen que emita en los próximos días el Tribunal Electoral sobre este proceso.
EFE


                                         
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?